La Guardia Civil investiga a cuatro personas en Valladolid, pertenecientes a un concesionario de vehículos, por vender 239 vehículos con los cuentakilómetros manipulados a la baja antes de ponerlos a la venta, incluso de más de 160.000 kilómetros, con el consiguiente desconocimiento del comprador. Según informa El Norte de Castilla, la diferencia de valor estimada sería superior a 350.000 euros.

El Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico de la Guardia Civil de Valladolid (GIAT) comenzó sus investigaciones en el marco de colaboración establecido con ANFAC y Ganvam, para favorecer la erradicación de las actividades ilícitas llevadas a cabo por parte de los talleres mecánicos en el ámbito de reparación y el mantenimiento de vehículos. La Guardia Civil solicitó información a través de bases de datos de la Dirección General de Tráfico y gestiones practicadas con Estaciones de ITV.

Los ahora investigados, por la comisión de los delitos continuados de estafa y falsedad documental, adquirían los coches procedentes de empresas de alquiler de vehículos, renting y empresas de subastas, con bastantes kilómetros recorridos a un precio muy económico. Ya en el concesionario, antes de ponerlos a la venta, manipulaban la cifra del cuentakilómetros para ofertarlos a través de su servicio de compra-venta de vehículos.

En la mayoría de los casos los presentaban como vehículos nacionales, de gama media/alta, de una antigüedad media de cuatro años y aparentemente bien cuidados de chapa, pintura e interiores, aunque, tras la compra, solían aparecían averías debido a la gran cantidad de kilómetros recorridos.

De acuerdo a la misma información, la investigación continúa abierta y no se descartan más afectados, ya que el volumen de vehículos vendidos es muy elevado, por lo que se está a la espera de seguir recibiendo información de otras empresas de renting, alquiler y subastas de vehículos que pudieran haber abastecido al concesionario implicado en la estafa.