Un taller se dedicaba a cambiar los números de bastidor y transportar coches para similar siniestros en connivencia con un desguace que extendía falsos documentos de baja de automóviles, presuntamente accidentados.

La trama en que colaboraban estas dos empresas adquiría vehículos de alta gama, tanto nuevos como siniestrados, manipulaba el número de bastidor; se contrataba un seguro a todo riesgo para los vehículos nuevos, y se simulaba un siniestro. Previamente se contaba con otros coches ya accidentados, y, de ese modo se cobraba de la compañía aseguradora el importe íntegro del valor del vehículo, y se mantenía la posesión del nuevo indemne.

La Guardia Civil ha incautado de 10 vehículos en un garaje de Peñarroya-Pueblonuevo y ha detenido, cuando menos a ocho personas. Parece que un miembro de la benemérita colaboraba con esta red. La investigación continúa abierta.