El 63% de los ingresos de los talleres catalanes procede del 25% de las reparaciones de mayor importe, aquellas que superan los 1.200 euros y que se corresponden sobre todo con siniestros de coches jóvenes que incorporan mayor componente tecnológico y de seguridad, recoge el informe '¿Qué será de los talleres en los próximos cuatro años?', presentado por la consultora experta en valoración de siniestros Audatex en las VIII Jornadas Innotaller.

 

El análisis atribuye esta concentración de los ingresos en las reparaciones de mayor importe al imparable envejecimiento del parque automovilístico, ya que, en contra de lo que se piensa, los vehículos de mayor edad son los que menos visitan el taller y, por tanto, son los jóvenes los que más ingresos y mayor rentabilidad aportan al sector posventa catalán.

Esto explica la previsión de caída del 5,9% en la facturación de los talleres en 2014, hasta situarse en los 1.453,9 millones de euros, dado que los vehículos por encima de los diez años representan el 48,7% del parque catalán, lo que supone más de 1,8 millones de automóviles.

De hecho, los vehículos más veteranos, cubiertos con pólizas a terceros o con franquicia, limitan sus reparaciones a las imprescindibles, como son las averías mecánicas, generalmente de menor cuantía - por debajo de los 1.200 euros -, lo que explica que el descenso de los ingresos sea inferior a la bajada volumen total de reparaciones, que en 2014 será del 10,9%, estima Audatex.

Sin embargo, el comportamiento de los negocios reparadores en Cataluña es ligeramente mejor que el previsto para el conjunto de España, donde se prevé un descenso de su cifra de negocio del 6,5% para este ejercicio, hasta los 9.456 millones de euros.

Según el responsable de Ventas, Fabricantes y Asociaciones de Audatex, José Luis Gata, "el envejecimiento del parque automovilístico ha generado una competencia natural entre talleres oficiales e independientes por esa tarta de mercado que conforman hoy por hoy los vehículos más veteranos, más abundantes en número pero menos rentables en ingresos".

"Esto representa un desafío para su actividad ya que, si quieren ser productivos y optimizar sus cuentas, deberán organizar la plantilla, el trabajo y las reparaciones de vehículos en función de su edad, lo que también servirá para administrar mejor los tiempos que el taller dedica a otras gestiones derivadas de la reparación del vehículo", agrega a continuación.