A poco más de tres meses para finalizar el Plan Pive 8, Rastreator.com, comparador de seguros pionero en España, ha realizado una radiografía sobre el parque automovilístico español y ha analizado las actitudes de los conductores españoles a la hora de comprar o cambiar de coche.

Los datos oficiales avalan que el mercado español de venta de coches sigue creciendo y ya acumula, en los primeros ocho meses del año, un incremento del 22,3%, tras 24 meses de crecimiento continuado. Julio, además, fue el tercer mes del año en el que se logra superar la barrera de las 100.000 matriculaciones, lo que confirma la recuperación de la confianza del consumidor.

 

Pese a estos buenos datos, todavía estamos lejos de nuestro mercado potencial de matriculaciones, según nuestro nivel de motorización, población y renta per cápita. Mientras el ratio de ventas en Europa es de 35-40 vehículos por 1.000 habitantes, en España no llegamos ni a la mitad, nos quedamos en 15. Esto convierte al parque automovilístico español en el más envejecido de los cinco mercados principales europeos.

Anfac establece que la media de edad de los coches en nuestro país supera los 11 años. La DGT, por su parte, apunta datos similares: el 46% de los coches que circulan tienen más de 10 años, entre los cuales casi un 13% superan los 22 años de edad. Sin duda, la crisis económica ha sido un factor decisivo que ha influido en el progresivo envejecimiento del parque automovilístico español.

Esto se refleja en el hecho de que desde el 2007 la antigüedad media de los turismos se ha incrementado casi cuatro años, la de las motos tres años y la de los camiones de menos de 3.500 kg se ha duplicado.

No obstante, según un análisis interno, el 44,5% de los conductores españoles afirma que tiene su coche desde hace menos de cinco años, mientras que un 37,5% sostiene que hace entre seis y diez años que no lo cambia, y un 18% más de diez años.

De la misma forma, aunque un 63% no tiene intención de cambiar de coche, un 21,2% querría hacerlo pero no puede permitírselo económicamente. Por tanto, vemos de nuevo que la cuestión económica es determinante. De hecho, un 55% afirma que el principal motivo por el que no ha cambiado de coche antes es porque no tiene dinero o no quiere gastárselo en comprar otro.

Para Fernando Summers, director de producto de Rastreator.com, resulta fundamental buscar fórmulas de ahorro para renovar los vehículos a partir de cierta edad, especialmente en aquellos hogares que hayan visto reducirse su poder adquisitivo a raíz de la crisis financiera.

"Muchos consumidores esperan a que salga una oferta o promoción cuando tiene en mente cambiar de coche y la gran mayoría, más de un 87%, compara precios en diferentes concesionarios o páginas web para dar con la opción que mejor se adapta a sus circunstancias", apunta a continuación.

Precisamente cada vez cambiamos de coche con menor frecuencia. El estudio concluye que la mayoría espera a agotar la vida del vehículo y compra otro cuando no queda otro remedio: un 54,3% cambia cuando el que tiene ya no se puede arreglar o es demasiado viejo. Por su parte, un cuarto de los conductores lo cambia cuando el que tiene empieza a dar problemas y solo un 5,5% cambia de coche siempre cada cierto tiempo.