Nos olvidamos que nuestro deber profesional y responsabilidad, cuando menos moral, como taller es proteger sus mejores intereses como consumidores. Estos intereses van ligados a conocer el tipo de recambio que debe montarse en el vehículo, el tipo de pintura que se emplea, la forma idónea de reparación y que garantice que su automóvil queda en igualdad de condiciones de seguridad que antes de cualquier accidente, a la libre elección de taller,… En definitiva, un asesoramiento que necesita y desea después de una colisión que precisa la intervención de un taller.

Nuestro asesoramiento debe ser transparente, honesto, cercano, para que se entienda y no deben ocultarse los requerimientos que puede hacer su aseguradora en función de la “presión”, para que se le monte un tipo u otro de recambio, la pintura, el precio por debajo de mercado que pueda pagarnos,… Es necesario que nuestro cliente conozca en profundidad todo lo relacionado con su reparación, ya que ello hará que confíe en nosotros y no hay nada que fidelice más a un cliente que la confianza.

El buen asesoramiento, la transparencia y las buenas prácticas en las reparaciones lograrán la confianza y aumentará las posibilidades para que ese consumidor vuelva a nuestras instalaciones. Debemos pensar que, a lo mejor, sólo se acuerda de nosotros cada cuatro años, que es lo que estadísticamente puede tardar en volver a tener un golpe.

Imaginad lo que debemos transmitir para que se acuerde de nosotros tras cuatros años y no se deje influenciar por los mensajes que le van a llegar para que repare en uno u otro taller por parte de su aseguradora o mutua, llevados por un interés meramente de reducción de costes.

Como conclusión, recordad que, pese a que “la integridad es lo que uno hace cuando nadie le está mirando”, esto también incluye la representación de una persona con un automóvil dañado: una gran parte está en juego en ella. Simplemente recapacitad cuántos clientes no han vuelto por vuestro taller tras haberle reparado el coche una sola vez en más de cuatro años y si le habíais transmitido lo que hemos comentado o no.