Las masillas para coches son uno de los anexos de pintura que más se utilizan en los talleres de reparación de carrocería y de transformación de vehículos. Son productos preparados para igualar, rellenar y nivelar una superficie que previamente ha sido reparada o modificada. Además, constituyen un soporte óptimo para las pinturas de fondo que se aplican 'a posteriori'.

La evolución de las masillas a lo largo de los años ha sido muy notoria, pasando de ser productos que ofrecían un acabado basto y que requerían varias capas, a ser productos específicos capaces de adaptarse al tipo de soporte sobre el cual se aplican.

Las masillas actuales ofrecen facilidad de mezcla, aplicación, lijado y un buen acabado sobre prácticamente cualquier sustrato. La gama de productos es bastante amplia, circunstancia que aumenta la calidad final de la reparación pero que obliga al profesional del taller a tener un mayor conocimiento de las mismas.

El último artículo del Blog Ruta 401 de Loctite describe los distintos tipos de masillas y los criterios generales para elegir correctamente este producto, así como la mezcla, la aplicación y el lijado de la masilla. Se puede leer pinchando AQUÍ.