La reparación y pintado de llantas constituye una tarea de cierta frecuencia en el taller, aunque generalmente está más asociada a la personalización del vehículo, por ser las llantas elementos importantes dentro del mundo del tuning, recoge un nuevo artículo del Blog Ruta 401 de Loctite.

Dentro del término general, se distinguen las llantas de acero forjado y las llantas de aleación de aluminio. Las primeras forman parte de la dotación básica de cualquier vehículo, mientras que las segundas se postulan como un elemento extra que aporta valor a la versión del vehículo adquirido. Dentro del mundo de la personalización, las llantas de aleación de aluminio son la opción comercializada más común.

Además de esta diferencia, las aluminio contribuyen a esa reducción de peso del vehículo tan ansiada por los fabricantes (para reducir motorizaciones y, en consecuencia, emisiones contaminantes), presentan un diseño muchos más vistoso y deportivo, y disipan el calor acumulado con más facilidad que el acero.

A partir de aquí, en lo que a su reparación y pintado se refiere, desde Loctite señalan que las llantas de acero no se suelen reparar y pintar, ya que en la mayoría de los casos van revestidas con un tapacubos, mientras que las de aluminio son las que se llevan el mayor protagonismo en este sentido.

El artículo completo se puede leer pinchando AQUÍ.