Los talleres preparados para afrontar los retos del futuro no deben ser solo especialistas en realizar reparaciones de chapa y pintura de la mejor calidad, sino que también deben convertirse en un ejemplo de liderazgo y proyección empresarial en su entorno. El taller leonés Auto Dear, miembro de la red Repanet, es un buen ejemplo de esta estrategia, ya que ha participado activamente en una campaña de márketing para dar a conocer a las empresas ubicadas en el Polígono Onzonilla donde presta sus servicios.

El pasado mes de octubre, Auto Dear participó junto con otras treinta empresas, en una exposición destinada a presentar los negocios afincados en este polígono y aprovechó la oportunidad para presentar sus servicios para el público de la zona, y también su oferta específica para empresas y vehículos de flotas.
Auto Dear pone a disposición de conductores y empresas toda la experiencia de una familia dedicada en cuerpo y alma al negocio de la reparación de chapa y pintura. Rafael Fidalgo fundó el negocio en 1994 y, desde entonces, su negocio no ha parado de crecer, no solo en volumen de negocio, sino también en capital humano ya que Diego Fidalgo, el hijo del fundador, también se ha sumado al proyecto familiar. Un hito fundamental en la trayectoria de Auto Dear ha sido su incorporación a la red de talleres Repanet, abanderada por la marca de pintura para automóviles Standox, que tuvo lugar el pasado 2012.
En cuanto a instalaciones, Auto Dear cuenta con un área de unos 600 metros cuadrados dedicada a la especialidad de pintura, equipada con tres cabinas: una para turismos, otra para vehículos industriales y una tercera destinada a las reparaciones rápidas. En todas ellas, los pintores del taller utilizan la tecnología Standoblue, que les permiten alcanzar gran rentabilidad y eficacia. Aunque su especialidad es la pintura, Auto Dear también realiza reparaciones de chapa, mecánica y mecánica rápida.