El nuevo Carbon Shield de Autoglym, presentado oficialmente en el stand de Autobrillante en Motortec, es una gama completa de recubrimientos que protege las tapicerías de cuero, tela o sintéticas en el interior del vehículo, así como la pintura y los cristales en el exterior, realzando además el brillo y el color del automóvil.

Distribuida en exclusiva en España por Autobrillante, la marca Autoglym ha creado Carbon Shield en un proceso de investigación y desarrollo que ha durado más de 14 años. El resultado son dos líneas de productos específicas para exterior e interior,  que ofrecen una eficiencia, resistencia y durabilidad. Por ejemplo, Carbon Shield sigue protegiendo la pintura exterior después de más de 500 lavados, mientras ofrece una mejora en la profundidad visual del color. Además, el nuevo protector de Autoglym es fácil de aplicar, comparado con otros productos denominados de 'nanotecnología' o cerámicos.

En el exterior, Carbon Shield crea una película protectora que actúa en tres fases: como una barrera efectiva frente a los contaminantes, impidiendo que éstos ataquen a la pintura; como repelente del agua y la suciedad, impidiendo que esta se adhiera a las superficies tratadas; y como una cera, resaltando el brillo de la pintura y la intensidad de su color.

Carbon Shield es eficaz también en el exterior de los cristales, tanto traseros como laterales. Sin protección, éstos tienden a acumular suciedad que se traduce en una falta de visibilidad para el conductor, con el consiguiente riesgo de seguridad. El nuevo protector de Autoglym, distribuido en España por Autobrillante, repele el agua de lluvia, que arrastra así las partículas que, en caso contrario, quedarían adheridas en la superficie.

Por último, hay un Carbon Shield para proteger las tapicerías de tela, cuero o sintéticas, así como las alfombrillas, frente a marcas y todo tipo de manchas. El protector de Autoglym penetra profundamente en este tipo de materiales, impermeabilizándolos para impedir que los líquidos derramados se filtren. Así, un simple paño húmedo suele ser suficiente para eliminar los restos que hayan quedado en las superficies.