El equipo SolarCar Team, compuesto por estudiantes de la Universidad de Bochum (Alemania) de Ciencias Aplicadas, ha dado a conocer el diseño del vehículo, el thyssenkrupp blue.cruiser, que participará en el Bridgestone World Solar Challenge, del 8 al 15 de octubre en Australia. El coche solar ha sido pintado por Axalta Coating Systems, en el Centro de Formación de Cromax, en Bonn.

El thyssenkrupp blue.cruiser es la culminación de un proceso de I D de 15 años. Este año, el equipo está formado por 58 estudiantes de ingeniería mecánica y eléctrica, mecatrónica, tecnología de la información, desarrollo sostenible, arquitectura, económicas, humanidades y movilidad eléctrica, entre otros campos.

Para reducir el peso total del thyssenkrupp blue.cruiser, la estructura es de acero y la carrocería de fibra de carbono. Aunque este último material es muy ligero, también es muy poroso, lo que supone todo un desafío para el proceso de pintado y para mantener el peso de la pintura al mínimo. El equipo SolarCarTeam proporcionó a los técnicos de Axalta una muestra de fibra de carbono unas semanas antes de pintar el vehículo, lo que permitió al equipo de técnicos de Axalta probar diferentes combinaciones de capas de pintura para determinar qué sistema proporcionaría la mejor cubrición y el acabado más ligero.

El resultado fue la aplicación de una masilla universal de poliéster, de dos componentes y de calidad superior, para nivelar la superficie y para asegurar una buena adherencia. A continuación, se aplicó un aparejo acrílico 2K de altos sólidos para conseguir un buen aislamiento antes de aplicar la base bicapa al agua y un barniz 2K de altos sólidos, de rápido secado al aire. Para el proyecto, Axalta aprovechó su experiencia en la fabricación de pinturas para automóviles fabricados con fibra de carbono para algunos de los principales fabricantes de automóviles del mundo.

“A Axalta le apasiona apoyar a los estudiantes y colaborar con la comunidad, y este proyecto es la máxima combinación de nuestra tecnología de producto, nuestra dilatada experiencia en deportes del motor y nuestro compromiso con la sostenibilidad, que fue de especial importancia para el equipo, ya que ellos querían asegurarse de que se usaban materiales sostenibles. El barniz que utilizamos, por ejemplo, se seca sumamente rápido a temperatura ambiente y ofrece una superficie muy lisa, perfecta para reducir la resistencia aerodinámica”, comenta Dirk Sauer, responsable del Servició Técnico en Axalta Alemania, encargado de supervisar el proyecto.

El equipo SolarCar Team espera ganar el premio al mejor diseño, un premio que la universidad ha conseguido las seis veces que ha participado anteriormente en el World Solar Challenge.