Axalta está poniendo a disposición sus plantas de producción y sus conocimientos técnicos para proporcionar equipos y productos básicos a personas y organizaciones en las comunidades locales donde está presente.

"Axalta está dedicando importantes esfuerzos a nivel mundial para apoyar la seguridad, la salud y el bienestar de los profesionales sanitarios, el personal de primeros auxilios y nuestros empleados", comenta Robert Bryant, CEO de Axalta. "Estamos poniendo en marcha nuestra capacidad de fabricación y las existencias de suministros con el fin de ofrecer productos que marcarán una diferencia donde más se necesitan, ya sea en salas de hospital, en ambulancias o en la planta de producción".

Las plantas de Axalta en Front Royal (Virginia, Estados Unidos), Mount Clemens (Michigan, Estados Unidos), Tlalnepantla (México), Guarulhos (Brasil) y Wuppertal (Alemania) están cambiando su fabricación para producir miles de litros de desinfectante de manos que cumple los altos estándares de la Organización Mundial de la Salud. Este producto será donado a hospitales locales y a personal de primeros auxilios, y también se utilizará en las plantas de Axalta para garantizar la seguridad de los empleados y sus familias.

Además, Axalta está donando equipos de protección personal (EPIs) como mascarillas (incluyendo su inventario de N-95), monos de trabajo, capuchas cerradas y mangas de protección a hospitales de todo el mundo. Los profesionales sanitarios pueden utilizar los EPiS que normalmente se utilizan en las plantas de producción de Axalta y por sus clientes para reducir el riesgo de contraer o transmitir el coronavirus. Estas donaciones han tenido lugar hasta el momento en Estados Unidos, Francia, Bélgica, Alemania y España.

La compañía también ha donado más de 5.000 fundas de asientos, normalmente utilizadas en los talleres de reparación, a hospitales locales que tienen pocos suministros de protección. Los profesionales sanitarios utilizan las fundas de asientos en sus propios vehículos para reducir el riesgo de transmisión del coronavirus cuando visitan a personas afectadas por el Covid-19.

Axalta ha estado en primera línea de la batalla contra el coronavirus durante varios meses. En febrero, la planta de Axalta en Changchun (China) recibió un permiso especial para reanudar su trabajo (después de cumplir todos los requisitos de seguridad de los empleados), con el fin de satisfacer rápidamente un pedido de necesidad crítica de un cliente importante y fabricar pintura para una flota de ambulancias, cuya demanda aumentó durante el pico de la epidemia en China.