BASF ha colaborado con BMW en el nuevo i3, el modelo totalmente eléctrico de la marca, suministrándole la pintura en cuatro colores en la línea de producción de la marca bávara en Leipzig y contribuyendo a su diseño único, límpio y dinámico, del i3.

Además, el i3 tiene otra característica especial: el habitáculo está fabricado en CFRP (plástico reforzado con fibra de carbono). "El coche cuenta con un cuerpo blanco de CFRP al que se le añaden elementos de plástico pintado. Ello ha supuesto nuevos desafíos en dichos elementos plásticos en lo referente al proceso productivo", explican desde BASF.