Carglass España ofrecerá en el primer trimestre de 2018 la calibración de los sistemas de seguridad ADAS (Advanced Driver Assistance System) en todas las provincias de España. En total, y a lo largo de todo el año, otros 60 centros Carglass dispondrán de los equipos de calibración y del personal especializado, sumándose a los 52 centros que ya realizan esta tarea.

Cada vez son más los vehículos en circulación equipados con ADAS, y está prevista aprobación por parte de la UE de la obligatoriedad de que este equipamiento sea de serie en todos los automóviles. Estos sistemas engloban, por ejemplo, la advertencia de cambio involuntario de carril o de frenada automática de emergencia, y funcionan con la información que reciben de múltiples sensores y cámaras, algunos de ellos instalados en el parabrisas.

Con el fin de responder a esta tendencia, la enseña ha pasado de los 19 centros que en 2015 ofrecían la calibración de los sistemas ADAS, a 23 en 2016, 52 en 2017 y los 112 que habrá a finales de 2018. Del mismo modo, el número de calibraciones realizadas en los centros Carglass ha crecido desde las 525 del año 2015, a las 2.204 de 2016, y las 5.537 de 2017.

Además, con la llegada de más equipos de calibración a los centros Carglass, se ha actualizado el software, aumentando el número de paneles, con más marcas y modelos de coches, incrementándose también el porcentaje total de cobertura a un 85% de los modelos del mercado.

Cuando se sustituye un parabrisas, hay que desmontar las cámaras y sensores ADAS del cristal roto y montarlos en el nuevo. Una vez instalados, estos sistemas han de ser recalibrados para asegurar que funcionan con la máxima precisión y mandan la información correcta a los sistemas de seguridad. Carglass se encarga de realizar el calibrado de cámaras en todos los casos en los que así lo recomienda el fabricante.

“La calibración de estas cámaras es una operación compleja y exige la utilización de instrumentos de alta precisión en los talleres, además de la formación adecuada para los técnicos que van a utilizarlos. Un sistema mal calibrado que recibe una señal errónea o imprecisa podría reportar indicaciones o tomar decisiones erróneas que afecten a la conducción y a la seguridad”, explica Amaro López, director general de Carglass España.

“Es nuestra responsabilidad, como profesionales de la cristalería del automóvil, cumplir con los requerimientos que nos dictan los fabricantes, como la calibración de cámaras una vez sustituido el parabrisas”, señala López. “Por ello, es importantísimo que conductores y usuarios sean conscientes de la importancia de este componente de sus vehículos y exijan el máximo cuidado y atención para el mismo. Deben ponerse en manos de expertos y especialistas en la materia cuando sea necesaria una reparación o sustitución de parabrisas, exigiendo su correcta y perfecta instalación para recuperar los parámetros de seguridad con los que el vehículo salió de fábrica”.