La Asociación de Peritos de Seguro y Comisarios de Averías (Apcas) quiere facilitar a los afectados del temporal “Filomena”, en la mayor medida de lo posible, la gestión de sus reclamaciones por los daños. Según la entidad, “tras la ocurrencia de los siniestros catastróficos, es habitual el sentimiento de desprotección y abandono por parte de los afectados, que no acaban de ver sus problemas atendidos y resueltos”.

En este sentido, Apcas recomienda a los ciudadanos afectados que salvaguarden sus intereses con la intervención profesional de los Peritos de Seguros de parte, profesionales que hacen el trabajo de la gestión y resolución de los siniestros para instituciones públicas y privadas, entidades aseguradoras, mediadores de seguros, etc., todos ellos expertos en seguros que, según explica la asociación, “contratan peritos de seguros con dicha finalidad y que pueden trabajar igualmente para gestionar los siniestros de ciudadanos, pymes y comercios, y que son fácilmente localizables a través de Apcas”.

A continuación, Apcas indica las medidas a adoptar y gestiones a realizar por los afectados por la borrasca para gestionar la reparación de la forma más ágil y evitar problemas posteriores con las indemnizaciones:

  1. Mientras no haya una declaración gubernamental de “zona catastrófica”, solo serán indemnizados los ciudadanos que cuentan con un seguro vigente que cubra sus bienes e intereses.
  2. Tomar de forma activa las medidas que sean necesarias para aminorar los daños, siempre que sea posible. En este aspecto, Apcas destaca que “el sentido común y la sensatez son nuestros mejores aliados”.
  3. Redactar de forma ordenada y coherente una relación de pérdidas causadas por el siniestro.
  4. Si la vivienda, comercio o industria del ciudadano ha resultado afectada, comunicar el siniestro inmediatamente a su mediador o correduría de seguros/compañía de seguros. Necesitará facilitar datos relativos al contrato de seguros, identificación del asegurado y número de cuenta. Si tiene una estimación de los daños, también puede informar de la misma.
  5. Acreditar, siempre de forma documental, los gastos en los que hemos incurrido como consecuencia del siniestro.
  6. Conservar, siempre que sea posible, los restos de los bienes dañados. Si no es posible, documentar el alcance de las pérdidas: hacer fotografías de los objetos de valor, claras y detalladas, así como procurar documentar, en la medida de lo posible, su valor mediante facturas y garantías de compra.
  7. Si la vivienda tiene hipoteca y consta en el condicionado particular, pedir a su banco la “cesión bancaria”. Si no saben lo que es, el perito de seguros le facilitará un modelo para llevarlo a la entidad bancaria. Sin ese requisito cumplimentado, no recibirá indemnización.
  8. En el caso de negocios e industrias, todo lo indicado en los puntos anteriores es válido. Sin embargo, en industria y comercios se insiste en no tirar las mercancías (excepción de las perecederas, levantando acta) para que puedan ser contabilizadas. Se pueden realizar labores de limpieza con personal propio o empresas externas y pedir presupuestos del ajuar e instalaciones industriales afectadas.
  9. Por último, en el caso de vehículos (turismos, camiones, furgones, autobuses, motos etc.) con al menos el seguro de “terceros” tienen cobertura. Dar el parte correspondiente, y en función de la gravedad, pueden llevarlo al taller de su confianza, aunque no deben comenzar a reparar hasta que no sea visionado por los peritos de seguros.