Dentro de la computación en la nube (‘cloud computing’), muchas de las ventajas de las soluciones tecnológicas de gestión para empresas de automoción desarrolladas por CSS-Connection Soft Service residen en la tecnología del software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés). Se trata de herramientas de gestión en la nube, pensadas para el taller de hoy y del futuro, de fácil acceso y adaptadas a las necesidades de cualquier taller, independientemente de su dimensión y carga de trabajo

Dada su versatilidad y posibilidades, la nube es especialmente útil para pymes y autónomos. CSS describe en su blog algunas de las muchas ventajas de esta tecnología:

1. Reducción de costes. La empresa prescinde de inversiones en infraestructura TI propia y licencias de software. Para empezar a trabajar no es necesario instalar ningún hardware, que implicaría no sólo la adquisición tecnológica, sino de todo lo que conlleva: gastos de mantenimiento, energéticos, personal técnico,... Así, el uso de herramientas de gestión basadas en el 'cloud' permite reducir hasta un 70% los costes derivados de la gestión empresarial.

2. Movilidad: acceso desde cualquier dispositivo y lugar. Para acceder a toda la información del taller desde cualquier lugar solo basta con tener conexión a Internet para acceder a las aplicaciones o a la información. Además, los documentos están alojados en la nube, no en equipos individuales, por lo tanto, distintos usuarios pueden compartirlos o trabajar sobre ellos.

3. Pago por uso y gasto bajo control. El ‘cloud computing’ se basa en modelos de pago por uso. La empresa contrata únicamente los servicios que necesita en cada momento y tienen la posibilidad de ajustar los gastos a sus necesidades reales. El cliente añade o elimina servicios en función de lo que requiera, evitando invertir en infraestructura propia que, con el tiempo, quedaría obsoleta. Es decir, paga por lo que necesita y cuando lo necesita.

4. Tecnología siempre actualizada. Con la nube, el taller se asegura una tecnología siempre actualizada y optimizada. Las actualizaciones desde el punto de vista del usuario, se hacen automáticamente y simplemente estarán disponibles la próxima vez que inicie su sesión.

5. Capacidad de almacenamiento ilimitada. La nube ofrece un almacenamiento prácticamente ilimitado. Así, aunque la necesidad de almacenamiento de información aumente, el taller no estará obligado a realizar ampliaciones en sus equipos cada poco tiempo, con el gasto que esto conlleva.

6. Respeto al medio ambiente. Aunque en ‘cloud computing’ casi siempre se habla en términos de rentabilidad o productividad, el medio ambiente también es muy importante. Hacer uso de la nube, reduce la huella de carbono de una empresa al ahorrar recursos. Y es que la 'virtualización' puede llegar a reducir el consumo de energía y sus niveles de contaminación en más de un 60%.

7. No necesitas ‘lo último’ en ordenadores. Se pueden utilizar ordenadores con discos duros más pequeños, menos memoria y procesadores, o sin siquiera una unidad de CD o DVD, ya que no requiere instalar programas y los datos o documentos tampoco necesitan ser grabados en el disco duro. Además, con menos programas acaparando memoria, el PC rendirá mucho mejor.

8. Seguridad. Con la tecnología 'cloud', si el disco duro del ordenador deja de funcionar eso no afectaría a tus datos. Y si simplemente el ordenador se bloquea, todos los datos seguirán en la nube y totalmente accesibles desde otro dispositivo. En cuanto a las copias de seguridad de la información, en el entorno ‘cloud’ el usuario se despreocupa de realizarlas porque se efectúan automáticamente y con un cifrado seguro, a prueba de cualquier ciberataque.

9. Dejas de estar atado a un PC. Es decir, puedes cambiar sin miedo los ordenadores, porque las aplicaciones y los datos seguirán estando en la nube. Tus documentos, datos y aplicaciones son los mismos sin importar qué ordenador o dispositivo utilices para acceder a ellos. Además, hoy en día se pueden utilizar ordenadores con Windows, Linux, Mac, tablets, smartphones…

10. Igualdad. El servicio 'en la nube' permite a las pequeñas y medianas empresas competir en las mismas condiciones que las grandes.