La cinta de carrocero o cinta de pintor son consumibles muy utilizados en el día a día de un pintor profesional o de cualquier particular que desee reformar su casa. El principal objetivo de su uso es evitar que la pintura traspase la zona delimitada por la cinta.

En algunas ocasiones, la aplicación de la cinta no es la correcta y después del proceso de pintura, al retirar la cinta, ha dejado pasar la pintura o la ha traspasado. En condiciones normales son defectos que no deberían ocurrir, pero un mal uso de la cinta de carrocero puede llevar a defectos al retirar la cinta. Por eso, desde Daevi dan algunas pautas y consejos de buen uso de la cinta de pintor.

  1. Antes de aplicar la cinta, la superficie debe estar limpia. A veces no basta simplemente con pasar un paño para retirar el polvo, sino que se hace necesario el uso de productos que retiren la grasa de la superficie. El polvo y la grasa son elementos que crean una capa sobre la superficie a la que se adhiere la cinta que hace que pierda su adhesividad.
  2. Buen almacenaje de la cinta. En ocasiones, la cinta es almacenada en habitaciones o trasteros húmedos o donde incide la luz solar directa. Aunque esté debidamente guardada en su embalaje, las condiciones de humedad y luz directa, pueden alterar las cualidades del adhesivo de la cinta y su funcionalidad, por lo que al volver a utilizarla, no engancha igual. Las cintas de enmascarado de Daevi aguantan seis meses de almacenaje.
  3. Ser conscientes del contraste de temperaturas. En aplicaciones con factores ambientales de frío o calor extremo puede que la cinta de carrocero común no sea todo lo funcional que debe ser, pues su adhesividad está pensada para temperaturas máximas de 60 º u 80º C durante un tiempo limitado. A temperaturas superiores o incidencia de luz solar directa durante más de una hora, puede hacer que el adhesivo se desprenda del soporte y se adhiera a la superficie, dejando así residuos de adhesivo una vez retiramos la cinta. Para evitar este problema, Daevi recomienda el uso de su Cinta Azul UV que permite su uso en exterior, soportando hasta 120º C y resiste a los rayos UV.
  4. Controlar la exposición de la cinta. La cinta de carrocero está pensada para que una vez seca la pintura, se retire. Esto pueden ser horas o incluso uno o dos días. Si se deja la cinta aplicada durante un largo periodo de tiempo, la adhesividad de la cinta se transferirá a la superficie provocando que haya que retirar posteriormente restos de adhesivo. La Cinta de Arroz Daevi soporta hasta 180º C de tempartura y una aplicación de hasta 30 días.
  5. Despegar y pegar la cinta repetidamente. Retirar la cinta una vez para corregir su posición no es un problema, pero retirarla varias veces puede comportar que el borde de la cinta no se adhiera correctamente y al retirarla, la pintura haya traspasado sin que el corte haya quedado delimitado correctamente.