El futuro del repintado de vehículos pasa por la consolidación de las redes de talleres de chapa y pintura como auténticas marcas, cuyos atributos de excelencia técnica y de servicio generen plena confianza. Tanto en el cliente particular como en el corporativo, y en un ámbito lo más internacional posible.

Ésta es una de las ideas centrales de la visión que David Lingham, director del IBIS (International Bodyshop Industry Symposium), tiene del mercado que viene en el sector de la reparación de carrocerías.

 

De hecho, durante su última visita a España aplaudió los esfuerzos realizados por CertifiedFirst para que el cliente la perciba como la marca global que es de expertos en chapa y pintura.

Agudo observador de las tendencias globales en el mercado de la reparación de chapa y pintura, Lingham regaló un buen puñado de cabales reflexiones acerca del futuro del sector durante su última visita a España.

Entre ellas, la del proceso de concentración del número de talleres que se está produciendo en todo el mundo y el papel que están jugando las redes de talleres a la hora de dar respuesta a las nuevas necesidades de los clientes, particulares y compañías aseguradoras.

"En todo el mundo estamos asistiendo a un proceso de concentración de los sectores, algo que es especialmente intenso en el caso de los talleres de chapa y pintura. Holanda y Canadá lideran estos cambios con diferentes modelos de redes de talleres, en unos casos con talleres en propiedad y en otros con talleres abanderados o franquiciados", reflexiona.

¿Por qué?, se cuestiona. Las aseguradoras y los automovilistas buscan simplicidad, consistencia y calidad del producto y servicio, además de avanzadas soluciones de tecnologías de la información y marcas fuertes y respetadas. "Las redes de talleres de chapa y pintura se expandirán a través del mercado global para proporcionar esa oferta", concluye.