El área de pintura de los talleres de reparación de carrocería es un espacio en el que los profesionales se pueden encontrar con numerosos obstáculos que ralentizan los procesos de reparación. Connection Soft Service (CSS) explican en su blog que un aspecto clave para los talleres de carrocería actuales es controlar su productividad y eficiencia. Si bien no hay una única “medicina” para ser más eficientes y productivos, existen algunos elementos básicos que pueden ayudar a aumentar la rentabilidad.

  1. Mantenimiento de la cabina de pintura. Más allá del número, hay algo común a todo taller de carrocería: prestar la máxima atención a su mantenimiento periódico. Una revisión cada seis meses, una limpieza profunda semanal, la sustitución periódica de los filtros,..., son algunas acciones recomendables para que la cabina sea ese espacio “hermético”, libre de suciedad e impurezas y ajeno a la temperatura ambiente que todo taller necesita para evitar, por ejemplo, la aparición de defectos en el repintado que obligue al pintor a las temidas repeticiones.
  2. Manejo de herramientas de color. Con colores de las carrocerías cada vez más exclusivos, conseguir colores exactos al original no siempre es fácil. Por eso, contar con herramientas de color digitales y en la nube que permitan la correcta identificación (y preparación) del color a repintar es cada vez más importante para los talleres de carrocería que buscan operaciones eficientes. De este modo, el uso (y dominio) de bases de datos de colores, espectrofotómetros,..., es fundamental para un mejor rendimiento del área de pintura.
  3. Apostar por lo último en materiales. Cada pintor tiene sus preferencias en cuanto al uso de materiales. Sin embargo, los fabricantes de pintura innovan continuamente para poner a disposición de los profesionales imprimaciones, aparejos, barnices, etc. que permiten reducir los tiempos en el taller.
  4. Utilización de lámparas de infrarrojos. Las cabinas modernas permiten dos fases de funcionamiento (cabinas-horno), pero en los últimos años han aparecido los paneles endotérmicos como nueva propuesta para el secado. Una de las ventajas de esta tecnología es que permite sectorizar la zona de secado, muy útil para el repintado de superficies concretas (por ejemplo, los laterales). Así, al emplearse sólo los paneles en zonas concretas, se produce un ahorro significativo de energía (y también de tiempo) respecto a la cabina tradicional.
  5. Herramientas de gestión. El taller que busca ser más eficiente y productivo debe apoyarse en las herramientas digitales adecuadas. Esas que mejor cubren sus necesidades y que permiten un control absoluto, y en tiempo real, de todas las áreas del negocio.