Colad, marca del fabricante holandés EMM, ofrece sus nuevos cubre sensores, perfectos para un enmascarado rápido y eficaz de los sensores de aparcamiento durante el proceso de lijado y pintura.

Recordemos que en el proceso de pintado de un vehículo, el enmascarado de las piezas no implicadas en la reparación es un proceso de máxima importancia para evitar que se manchen al pulverizar pintura o que se dañen durante el proceso de lijado.

 

Gracias a su original diseño patentado, estas pegatinas cubre sensores son fáciles de aplicar y retirar y protegen los sensores de cualquier daño o posible problema de funcionamiento posterior. Además, se adaptan a la mayoría de los sensores de aparcamiento, por lo que el paragolpes puede ser reparado sin desmontar los sensores.

Los materiales desarrollados por EMM, como plásticos, papel reciclado, cintas y herramientas, cubren todas las necesidades del proceso y lo hacen más rápido, eficaz y económico.

Este lanzamiento supone una mejora en la productividad de los procesos de lijado y pintado, aportando una solución eficaz de enmascarado para piezas con un alto coste de desmontaje, como los sensores de aparcamiento integrados.