En el año 2013 se produjeron en España algo más de 1,7 millones de accidentes leves de tráfico (1.713.315), lo que comúnmente se conoce como "golpes de chapa". Esto representa una reducción del 3,95 % respecto al año anterior (70.392 accidentes leves menos). La causa principal de esta reducción es la menor utilización del vehículo privado desde el inicio de la crisis (el consumo de hidrocarburos para automoción ha caído más de un 15% en los últimos años). El accidente "CICOS", sin daños personales, está estrechamente ligado a la densidad del tráfico y, por tanto, es típico de la conducción urbana.

Excepto Baleares, donde la siniestralidad leve crece muy ligeramente -un 0,16 %-, en el resto de Comunidades Autónomas se registran descensos. Los mayores se han registrado en Aragón (-6,02 %) País Vasco (- 5,47 %) y Canarias (-5,3 %)
Tradicionalmente, el viernes es el día que más golpes de chapa se producen, probablemente porque es un día de mayor utilización del vehículo privado con vistas al fin de semana. Sin embargo, los lunes continúan avanzando como segundo día más probable para tener un accidente leve con el vehículo.
Asimismo, cada día se producen 4.699 accidentes de chapa, lo que representa que cada 18 segundos hay un siniestro leve en algún punto de España. Al tratarse de una siniestralidad básicamente urbana, las frecuencias más elevadas se concentran lógicamente en las provincias con grandes ciudades.