A veces, al retirar pegatinas o adhesivos del vehículo pueden quedar restos de pegamento incrustados en la carrocería. Desde el Blog Ruta 401 de Loctite destacan, en primer lugar, la importancia de retirar los adhesivos de forma correcta para dejar la menor cantidad posible de pegamento incrustado. Para ello, el procedimiento más efectivo es calentar la pegatina o vinilo con una pistola de aire caliente, de forma que el pegamento se ablande y pierda adhesión.

Para retirar el adhesivo o pegatina, hay que comenzar desde una de las esquinas y tirar siempre en la misma dirección. Si quedan restos, hay diversas soluciones y trucos que se pueden poner en práctica; por ejemplo, si se trata de pegamento con base cianoacrilato, será necesario aplicar productos específicos sobre la superficie.

Lo recomendable es acudir siempre a productos especiales para retirar adhesivos y cuidarse de recurrir a soluciones como la acetona u otros disolventes muy abrasivos, que podrían dañar la pintura. De todas formas, si el pegamento es muy resistente y lleva mucho tiempo en la carrocería, es probable que haya que pulir y pintar una vez retirado.

Otra forma para retirar el pegamento de la carrocería es recurriendo a una lija al agua de grano 2.000-4.000. Son lijas muy finas que se han de usar mojadas en agua. Se puede lijar con ellas la zona afectada, con mucha paciencia y cuidado, para terminar dando cera en la zona para pulir el acabado.

Hay que evitar rascar la zona repetidamente con espátulas o herramientas similares. Éste es un sistema que puede servir para comprobar la dureza y fijación del pegamento, pero no como método para quitarlo. Es casi seguro que rascar la superficie con estas herramientas provocará daños colaterales en las zonas adyacentes al pegamento.

En ocasiones, también se usa un trapo con alcohol (también mezclado con disolvente o con agua) como remedio para eliminar restos de pegamento. Sin embargo, no es un producto demasiado recomendable ya que es bastante agresivo con la pintura del coche.