La soldadura se encuentra entre las tareas más comunes a las que se tiene que enfrentar un profesional especializado en trabajos de chapa. Para realizarla sin riesgos es necesario contar con el equipo profesional adecuado, que permita realizar la labor correctamente y, sobre todo, de forma segura.

Desde su Blog Ruta 401, Loctite recuerda que, a la hora de soldar, se utiliza un soplete que provoca chispas y que pueden dar lugar a quemaduras o afectar a nuestros ojos. Por eso, es imprescindible llevar el mono de trabajo adecuado, además de máscara de soldar, guantes y calzado de suela gruesa.

En concreto, el artículo nos habla de las ventajas de las máscaras de soldar automáticas, entre otras, su regulación automática; la alimentación a través de células solares y dos baterías de litio de recarga automática; protección continua frente a rayos ultravioleta y rayos infrarrojos; peso ligero entre 500 y 600 gramos con ventanas laterales para detectar riesgos periféricos; y protección total en todo el rostro, incluyendo cuello y orejas.