El último reto que plantea Loctite en Ruta 401 es el de evitar que el aceite se filtre por los orificios de un motor después de una soldadura. Un lector del blog explica que dedica gran parte de su tiempo a reparar motores antiguos Porsche refrigerados por aire y aceite. Las versiones más antiguas que repara tienen el cárter del cigüeñal de aleación de aluminio y magnesio, material químicamente algo inestable y con tendencia a oxidarse con el tiempo, sobre todo por electrólisis o ataque químico.

La soldadura eléctrica no funciona al 100% en este material, ya que genera desperfectos en su superficie. El problema que nota el cliente es que al apostar por la soldadura eléctrica se crean poros u orificios que provocan pérdidas de aceite y hace que se aflojen o suelten los tornillos. Por ello, necesita un adhesivo de relleno de tipo soldadura en frío pero con una viscosidad más baja, para que así pueda penetrar en poros y cavernas.

Desde Ruta 401 recomiendan un adhesivo con resistencia térmica alta y una gran capacidad de adhesión, como es Loctite EA 3479, un adhesivo tipo epoxi con carga metálica para la realización de todo tipo de soldaduras metálicas en frío. Es el que ofrece una mayor resistencia térmica, de hasta 190º C, y también resistencia mecánica, especialmente a la compresión y a la abrasión.