El blanco sigue siendo el color preferido para los conductores, según el informe anual sobre tendencias mundiales del color elaborado por PPG, que confirma que el 38% de los vehículos fabricados en todo el mundo en lo que llevamos de 2016 salieron de las líneas de montaje luciendo tonos blancos.

Asimismo, los compradores de coche analizados globalmente prefieren mayoritariamente colores neutros: más del 75% de los vehículos fabricados en todo el mundo en 2016 lucen tonos blancos, negros, grises o plateados. Por su parte, la popularidad del azul, el verde, los tonos naturales y rojos permanecen sin cambios frente al año anterior, pese a que el 60% de los consumidores europeos y estadounidenses consultados asegura que el color del automóvil es uno de los factores que más influye en su decisión de compra.

El blanco, que lleva siete años en el primer puesto de este ranking, no sólo se mantiene en primer lugar en cuanto a preferencias, sino que aumenta su popularidad respecto al año pasado, cuando los coches blancos nuevos suponían el 35% del mercado global. Por su parte, el segundo puesto entre los colores más fabricados se encuentra el negro, con un 16% de participación global, situándose, a continuación, el plata (12%) y el gris (10%).

Por zonas geográficas, el nuevo informe de PPG muestra que el blanco supone un 25% de la producción total de vehículos nuevos en Norteamérica, un 37% en América del Sur, un 33% en Europa y un 47% en Asia Pacífico. Sin embargo, los datos cambian dependiendo del segmento de vehículos. En América del Norte, el color plata es el preferido para los vehículos compactos, mientras que el negro predomina en los automóviles deportivos. Asimismo, los colores metálicos son más populares entre los hombres americanos y europeos, mientras que las mujeres de dichos mercados prefieren los efectos nacarados para coches.

En el mercado europeo, las preferencias de color de los consumidores se orientan, tras el blanco (33%), al gris (18%), negro (16%), plata (10%), azul (8%) y naturales y rojos (7%). En segmentos como el de los vehículos comerciales ligeros, predomina mayoritariamente el peso del blanco, mientras que otros, como el de los SUVs o los compactos, el gusto de los consumidores está abierto a muchas más posibilidades.