Standofix es un adhesivo para reparar pequeños defectos en la pintura del automóvil desarrollado por Standox que los talleres de la red Repanet ofrecen a sus clientes como un valor añadido en sus reparaciones. Este adhesivo extrafino especial permite enmascarar cualquier arañazo leve o desconchones causados por piedras en el vehículo, ocultando temporalmente los defectos en la pintura. La zona dañada se vuelve prácticamente invisible.

"La ventaja de Standofix es que evita a los propietarios de vehículos soportar los daños en la pintura de su coche hasta poder llevarlo al taller para una reparación adecuada", explica Jorg Brockhorst, director técnico de Standox. "Por supuesto, Standofix siempre se ajustará perfectamente al color"
Al mismo tiempo que se realiza la reparación, se pinta este adhesivo extrafino especial con la misma pintura y el mismo barniz que se han utilizado en la reparación. El adhesivo pintado se adjunta a un folleto informativo que se puede incorporar al espejo retrovisor.
La utilización de Standofix no puede ser más fácil; en primer lugar, el propietario del vehículo limpia la zona dañada y, a continuación, corta el adhesivo con el tamaño adecuado y lo presiona firmemente contra la zona dañada. Tras 48 horas, Standofix es hermético y resistente al lavado del vehículo.
Los clientes son informados de que cualquier área tratada con el adhesivo debería ser reparada de forma adecuada en un plazo de tres meses, ya que es evidente que este parche no puede sustituir a una reparación profesional.