Implementado en todo el mundo, el proceso de certificación X-Ray, dirigido a los NHT (National Head Trainers), es un elemento clave del programa para garantizar la calidad del paquete de formación de R-M. Cada año, en la R-M Academy, el equipo de formación de R-M recibe a casi 600 delegados en el RCC de Clermont, la cual se ha sometido a una profunda renovación el año pasado.

Cuatro NHT radicados en Clermont proporcionan formación a los National Head Trainers (NHT), responsables de la formación nacional, quienes a su vez impartirán la formación a los técnicos, comerciales, gestores, jefes de taller, etc... de cada país, que son los encargados de transmitir sus conocimientos a sus clientes. "Damos una especial importancia a la formación de los NHT en cuanto a los conocimientos técnicos, en países de los cinco continentes", explica Ronny Raeymaekers, director del RCC de Clermont.
"Dos veces al año, los reunimos durante una semana en Clermont para presentarles los nuevos productos, procesos y tendencias. Además, hemos establecido un proceso de certificación muy estricto para asegurarnos de que sus aptitudes se mantienen al nivel más alto, como se espera de una marca de primera categoría", añade Raeymaekers.
La certificación denominada "X-Ray" consta de nueve exámenes organizados en tres módulos: un módulo técnico basado en la implementación de productos y procesos; un módulo pedagógico, dedicado a la calidad de las demostraciones prácticas y de la enseñanza académica y un módulo centrado en el color, que abarca el conocimiento de los nuevos procesos y tendencias de colores.
"Cada año se lanzan al mercado unos mil nuevos colores. Aparecen nuevas tendencias, como los colores tricapa, y nuestros técnicos no sólo deben saber cómo identificarlos y aplicarlos, sino también estar al tanto de las nuevas tendencias y de los nuevos procesos necesarios para plasmarlas en pintura", apostilla.
"R-M tiene el compromiso de proporcionar a sus clientes, en todo el mundo, una asistencia técnica del máximo nivel, como se espera de la posición de primera categoría que ocupa la marca. En línea con este objetivo, nuestros NHT deben aportar auténtico valor añadido al cliente: por una parte, contando con un perfecto conocimiento técnico de la implementación de los productos; por otro lado, siguiendo muy de cerca los avances que se producen en productos, procesos y tendencias; por último, aplicando a la calidad un enfoque académico. Aplicar los materiales de pintura de R-M es una cosa, ¡explicar cómo hacerlo es otra! No basta con ser un buen técnico, sino que también se debe saber cómo transmitir estos conocimientos. Para ello hay que tener aptitudes para ir a ver al cliente, saber cómo hacerle las preguntas relevantes, dar las explicaciones de una manera académica y asegurarse de que las ha comprendido bien", continúa Raeymaekers.
Para cumplir los niveles establecidos para esta exigente función, la contratación de nuevos NHT no siempre resulta tan fácil, sobre todo en determinados países en desarrollo. "Ponemos muy alto el listón. Los nuevos NHT se someten a un examen preliminar para determinar con precisión sus conocimientos y sus aptitudes, así como sus necesidades de formación; a continuación, desarrollamos un programa de formación hecho a medida que siguen consecuentemente, ya sea en Clermont o en sus respectivos países. Para conceder la certificación, exigimos unos resultados de corrección del 95% como media en todos los exámenes. Un buen técnico con experiencia puede conseguir la certificación en un plazo de tres o cuatro semanas; sin embargo, para un principiante, el proceso puede requerir hasta dos o tres años de formación", señalan.
Un grupo de 11 NHT de un total de unos 35 ya han recibido su certificación. De esos 35 NHT restantes, más de la mitad ya han tomado el camino hacia la perfección y están cerca de conseguir la certificación; este certificado, todo hay que decirlo, no se concede ad vitam aeternam: cada tres años, los NHT se someten a un nuevo examen, como modo de asegurarse de que siguen estando al máximo nivel. Tras unas duras pruebas, nuestro Formador Nacional, Sebastián Maroto superó con éxito su examen a finales del 2013.