La buena elección o no del color del fondo en la reparación de carrocerías influye en el resto del proceso, donde juega un papel muy importante el aparejo escogido. En Roberlo, la gama de aparejos cubre los diferentes tipos de reparación que se quieran llevar a cabo, desde las que exigen productos de altos espesores, a las que permiten procesos rápidos con aplicaciones húmedo sobre húmedo.

Por este motivo, Roberlo apuesta una vez más por la mejora continua y crea GreyCrom. Este proceso de estandarización consiste en la unificación de los fondos Roberlo en una misma escala (R1, R2, R3, R4, R5); es decir, a partir de los colores de los fondos Roberlo se elaboran los colores estandarizados.

Debido a esta nueva clasificación, Roberlo añade tres colores más en su gama de fondos: Multyfiller plus Z0 - 4:1 Blanco 4L; Multyfiller Express ME0 - 4:1 Blanco 4L; y Megax M0 - 5:1 Blanco 4L.

Roberlo también ofrece un mayor asesoramiento en sus herramientas tecnológicas, motivo por el cual su software (iCROM) también resalta la importancia del fondo. “La unificación de los colores proporciona una mejor utilización de nuestros recursos en el programa; de hecho, recoge dicha información y recomienda un color de fondo por cada fórmula, aseguran desde la compañía.

Ante un entorno cambiante y cada vez más exigente, el taller de reparación de carrocerías debe tomar una serie de medidas para poder reproducir con garantías el color original. En este sentido, la escala de grises GreyCrom de Roberlo proporciona una serie de ventajas: una buena elección del color del fondo para realizar un acabado de calidad en “refinish”; simplificación y unificación de la escala de grises de los fondos Roberlo; mayor asesoramiento del software iCROM; y reducción de errores en el proceso de repintado de carrocerías.