La caravana VW de la gama T, desde hace más de 65 años, ha representado un estilo de vida para varias generaciones. Como el icono del sueño hippie, el refugio de surfistas, el coche de la familia en vacaciones o como un robusto transporte de carga, tiene seguidores de todo tipo. Se trata de un vehículo con un estatus de culto, de estilo y con mucho encanto.

Ahora, Spies Hecker ha restaurado una T2 en rojo brillante y blanco. La restauración de la VW Bulli, construida en 1979 e importada de Texas (Estados Unidos), es un proyecto que ha representado varios desafíos a los expertos de Spies Hecker.

Con la información del Sistema Classic de Spies Hecker en la mano, su experiencia y los productos adecuados en cada fase, se ha logrado realizar con éxito.

"El primer paso de la restauración fue decapar la pintura antigua y el óxido hasta dejar el metal 'desnudo'", David Kukies, del servicio técnico de Spies Hecker. También se realizó la limpieza en profundidad en partes de la chapa de la T2 que son particularmente difíciles, como la ventana corrediza del techo y las aberturas de ventilación.

Fue fundamental pre-tratar el sustrato con mucho cuidado para asegurarse de que no quedara ningún residuo, insiste. Esto ayudó a asegurar que el sustrato proporcionaría la base para una buena protección contra la corrosión y nos ayudaría a lograr un acabado duradero, fiel al original, como el de los diseños históricos de Spies Hecker.

En palabras del dirigente, agregó el dirigente, antes de aplicar la masilla, se aplicó la imprimación Priomat Wash Primer 4075 en toda la chapa y todas las superficies se trataron con el Permasolid Aparejo HS Performance 5320, a dos manos.

El Bulli destaca en gran parte debido a sus características líneas redondeadas de la carrocería. Con el fin de reconstruir ésta de manera precisa, primero se aplicó la masilla Raderal IR Premium 2035 que se lijó en seco, y después se recubrieron las pequeñas irregularidades con la masilla Raderal 3508.