Desde Standox se ha elaborado una guía de consejos para que los talleres de pintura puedan superar los retos meteorológicos del verano y seguir obteniendo los mejores resultados a la primera, consiguiendo la mejor precisión del color y contando con un sistema de pintado eficaz para cada situación de humedad y temperatura.

  1. Elegir la combinación adecuada de endurecedor y diluyente permitirá evitar problemas de secado y poder obtener un gran resultado en términos de brillo y flujo. Por ejemplo, para algunos barnices VOC, se puede utilizar el aditivo de Standox VOC 2K SLOW 5830 en lugar del aditivo habitual.
  2. Las bases bicapa al agua Standohyd Plus y Standoblue permiten ser adaptadas según los niveles de humedad. En aquellas regiones con niveles de humedad más altos, los pintores necesitarán menos agua desionizada de Standox para preparar la pintura de Standohyd Plus. En el caso de Standoblue, es necesario elegir correctamente el ajuste de viscosidad. En cambio, en ambientes más cálidos y secos la pintura de base agua se seca muy rápidamente y esto puede dar lugar a sombras y manchas. Por lo tanto, es imprescindible mantener el nivel de humedad correcto del producto durante la aplicación.
  3. Para el secado rápido del barniz Standocryl VOC-Xtreme Plus K9600, Standox ofrece cuatro endurecedores para los diferentes niveles de temperatura y humedad: el endurecedor Standox Xtreme Rápido 4570, para su uso a bajas temperaturas en condiciones muy secas; el Standox Xtreme Standard 4580, para temperaturas medias; el Standox Xtreme Lento 4590 y el nuevo Standox Xtreme Extra Lento 4595, diseñados especialmente para altas temperaturas y alta humedad.
  4. Planificar bien el uso de la cabina para poder llevar a cabo los trabajos de pintura más grandes o más exigentes por la mañana cuando todavía hay un poco más de fresco, que irá desapareciendo con el aumento de las temperaturas a lo largo del día.
  5. Al trabajar con la máscara de protección respiratoria, los pintores deben utilizar una banda elástica en la frente, ya que es probable que sude por las condiciones climatológicas. Ésta es una manera simple y eficaz de prevenir que las gotas de sudor caigan sobre la pintura fresca y arruinen un trabajo casi terminado.