Asociaciones, empresas y expertos del sector insisten en la necesidad de recurrir a los profesionales para llevar a cabo trabajos de chapa y pintura, que son los que disponen de un equipamiento adecuado y efectúan la reparación de una manera segura, de acuerdo a la normativa legal vigente y con los equipos de protección individual (EPIs) recomendados y reglamentarios.

No lo hacen así la gran mayoría de ilegales, que no disponen ni de equipamiento ni de instalaciones preparadas para la reparación de carrocerías, afectando no sólo a la seguridad personal, sino a la de una comunidad o vecindario, además de al medio ambiente.

En este sentido, un garaje particular, de unos 35 metros cuadrados, ha sido el desgraciado escenario de un suceso que se ha saldado con un hombre fallecido, intoxicado mientras pintaba su coche en su domicilio de Súria (Barcelona), informa el diario Abc.

Los hechos sucedieron sobre las 20.30 horas del 23 de octubre cuando los efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) intentaron reanimar al hombre, de 38 años, pero, tras 40 minutos de maniobras cardiorrespiratorias, sólo pudieron certificar su fallecimiento. Efectivos del Cuerpo de Bomberos también se desplazaron hasta el lugar del suceso para ventilar el inmueble y descartar que se encontraran más personas en el interior de la casa.