El Instituto Leibniz de Astrofísica de Potsdam (Alemania), especializado en investigación científica de nuevos materiales, acaba de dar con la fórmula para crear una pintura de coche autorreparable. Mapfre explica en un post que el secreto de la nueva pintura se encuentra en su composición: moléculas de almidón. Gracias a esto, con sólo aplicar calor sobre la superficie dañada se consigue que la pintura se repare por sí misma.

La laca en cuestión está fabricada con almidón de maicena (la misma harina que se obtiene al triturar granos de maíz), un componente que contiene una gran cantidad de moléculas de monosacáridos unidas en forma de anillo denominadas ciclodextrinas. Cuando se enfrentan a ciertas reacciones químicas, estas moléculas pueden desplazarse libremente por las cadenas de polímero, lo que permite reparar los daños gracias a su estructura entrecruzada.

Para lograr que la laca se repare a sí misma sólo es necesario aplicar 100 grados centígrados de calor sobre la zona afectada. De esta manera, en menos de un minuto, las moléculas se desplazan cubriendo los pequeños roces o arañazos de la pintura del coche.

De momento, los investigadores sólo han creado pequeñas cantidades en el laboratorio, y su mayor reto ahora mismo es idear un sistema para poder establecer una producción a mayor escala y llevar esta tecnología de pintura al mercado. Una vez superado ese escollo, la aplicación no supondría un problema, puesto que al ser una laca totalmente incolora se podría aplicar sobre cualquier carrocería.

No es la primera vez que se habla de una pintura autorreparable, según explica Mapfre. Hace algunos años, algunos fabricantes de coches incorporaron en sus modelos un tipo de pintura autorreparable con un funcionamiento similar al del instituto alemán. En aquella ocasión, se trataba de una laca con alto contenido en poli-rotaxano, una resina elástica y resistente capaz de rellenar pequeños surcos gracias al efecto del calor.

En 2018, la compañía norteamericana Feynlab, junto con el fabricante de coches de competición Panoz, fabricó un recubrimiento de pintura que, con sólo aplicarlo sobre la carrocería del coche, podía reparar los arañazos.