Las matriculaciones de turismos y todoterrenos arrancan el año con una bajada del 7,6% respecto a enero de 2019. La composición del mercado registra, como en meses anteriores, una atonía de las compras por parte de los particulares, que caen el 14,2% (40.551 unidades), mientras que las alquiladoras matricularon 13.017 unidades, con una bajada del 12,2%, y las empresas adquirieron 32.785 turismos, un 4,5% más.

“Las compras de las empresas han sustentado de forma clara los datos del primer mes lo que hace pensar que, de continuar la tendencia, el año podría sufrir un nuevo descenso”, tal y como advirtió la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) el mes pasado cuando pronosticó una caída del 3% para el conjunto del año. “Una situación que sólo se revertirá si se incentiva la compra de los particulares”. En opinión de Ancove, “hay una bolsa de posibles compradores que han diferido su decisión ante la incertidumbre que se ha generado alrededor de las motorizaciones de combustión, en especial las diésel”.

Además, las compras corporativas dejan entrever una actividad muy intensa de los concesionarios, pues el viernes 31 de enero, último día del mes, se matricularon 11.904 coches, el 13,8% del total de las compras de enero. Para la asociación, “es una mala noticia para los comerciantes de vehículos que el año pasado tuvieron que afrontar un volumen de matriculaciones que difícilmente puede absorber el mercado como kilómetro cero, salvo que se sustente con una política comercial muy agresiva que merme el margen de los concesionarios”.

Según los datos de MSI, el año pasado las matriculaciones tácticas rondaron el 12% del total, “una cifra inasumible por parte de las redes oficiales” en opinión de Ancove.

La entidad considera que “la caída de las matriculaciones no sólo es perjudicial para el sector, lo es para el conjunto de la sociedad, pues la única política realista para reducir emisiones, tanto NOx como CO2, es la renovación de los modelos más antiguos de un parque que sobrepasa los 12 años de antigüedad media, además de mejorar la seguridad vial, pues un coche actual incorpora numerosos sistemas que evitan los accidentes de los que carecen las unidades de diez años atrás”.

Las matriculaciones de enero ponen de manifiesto que los particulares no han recuperado la confianza a pesar de la formación de un nuevo Gobierno. Por este motivo, desde Ancove consideramos imprescindible que el Ejecutivo lance mensajes de tranquilidad respecto a los coches de combustión, especialmente los diésel que emiten menos CO2 que la gasolina”, declara Elías Iglesias, presidente de Ancove. “Hay que recordar, que este año los fabricantes enfrentan multas millonarias si sus emisiones medias superan en Europa los 95 g/Km de CO2 y, aunque aumentarán las ventas de motorizaciones alternativas, la realidad es que estos coches son mucho más caros que los de combustión interna y, todavía no están al alcance de una buena parte de la población. En especial, de aquellos cuyo poder adquisitivo no les permite acceder a un coche nuevo”.