Durante el recién finalizado 2018 se matricularon en España 1.321.438 turismos y 4x4 con una subida del 7% sobre 2017. Pero mientras que el canal de particulares (663.010 vehículos) sube un 3,7%, el de empresas (370.423) aumenta al 13,6%. Las alquiladoras, por su parte, compraron en el año 237.737 turismos, un 5,7% más que en 2017.

Sin embargo, las cifras globales del año esconden “una realidad preocupante” para la Asociación Española de Comerciantes de Vehículos. En diciembre, las ventas del mes bajan un -3,5%, con 99.291 matriculaciones, dando muestras, según Ancove, “de un debilitamiento que se viene notando desde que en septiembre entró en vigor la homologación de las emisiones medidas con el nuevo test WLTP”. Así, las matriculaciones descendieron un 17% en septiembre, un 6,6% en octubre, un 12,6% en noviembre y el 3,5% de diciembre. En la recta final del año, en el tercer cuatrimestre, las ventas de turismos bajan un 9,66%.

Ante esta tendencia, Ancove considera que 2019 va a marcar “un punto de inflexión en el mercado frenando los incrementos de los últimos si no se actúa decididamente desde el Gobierno”. Hay dos grandes factores que van a determinar la evolución de las matriculaciones del presente año, de acuerdo a la asociación: “por un lado, la debilidad de la economía española, en sintonía con la de otros grandes países europeos, que puede hacer que el PIB ronde el 2% de incremento, frente al 3% de los años pasados. Por otro, los mensajes que se han lanzado desde las administraciones central, autonómica, local, pero también comunitaria, en contra del automóvil que frenan las compras de una manera clara”.

Si los distintos gobiernos no cambian el mensaje, desde Ancove se prevé que el canal de particulares, el más sensible a estas políticas, se mantendrá plano este 2019, o incluso puede registrar pequeñas caídas, rompiendo una senda de aumento de seis años consecutivo. El canal de las familias subió un 18% en 2018, se disparó un 21,3% en 2014, registró un aumento del 18,8% en 2015, descendió a ritmos del 6,7% y 4,4% en 2016 y 2017, respectivamente, mientras que en 2018 el canal de particulares se quedó en una modesta subida del 3,7%.

En opinión de la asociación, el descenso del último cuatrimestre tiene un factor mucho más preocupante que la nueva normativa de emisiones. En palabras de su presidente, Elías Iglesias, “el mercado está dando muestras de debilitamiento mayores a lo que cabría esperar por el menor tirón de la economía. Los mensajes contra el coche desde el Gobierno y algunos grandes ayuntamientos han desmotivado a los compradores. Por este motivo, desde Ancove solicitamos al Gobierno que revierta esta tendencia que podría arrastrar las matriculaciones este año y, para ello, nada mejor que lanzar un mensaje positivo con un plan de ayudas a la renovación del parque”.