En 2018 se vendieron en España 2.430.537 vehículos de ocasión, lo que supone un aumento del 6,4% respecto al año 2017. Del total, 2.100.385 fueron turismos+4x4, que incrementan un 6,6%, y 330.152 comerciales ligeros (LCV), con una subida del 4,6%, según los datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove).

Sin embargo, el último mes del año cerró con una caída de las ventas del 3%, con 232.597 unidades. De ellas, 204.000 fueron turismos y crossover, que disminuyeron un 2,4%, mientras que los comerciales ligeros han continuado la tónica de mayor debilidad mostrada a lo largo del año, con 28.597 furgonetas vendidas con un descenso del 6,8%.

Respecto a la edad de los turismos y los comerciales que se transfirieron durante el pasado año, 1.444.728 vehículos, incluyendo turismos+4x4 y comerciales ligeros, pasaban de los diez años, lo que supone un 59,44% del total de las ventas del año. “La fuerte presencia del canal de ventas entre particulares, que enmascara a los falsos comerciales que no están obligados a cumplir con la garantía de los vehículos, está tirando de este tipo de ventas”, indican desde Ancove.

Por su parte, los vehículos de menos de tres años (un total de 489.391), crecieron un 21,8% frente al 6,6% del conjunto del mercado y suman el 20,14% del total del mercado, por el dinamismo del kilómetro cero y el 'bay-back' de las unidades procedentes de empresas de alquiler. En cuanto a las transferencias de kilómetro cero, han mostrado un dinamismo muy superior al resto del mercado y ya suman el 6,85% del total de las ventas de VO, con un aumento del 24,4% hasta las 166.382 unidades, 148.294 turismos y 18.088 furgonetas.

Ancove considera que el mercado de ocasión crecerá en 2019 muy por debajo del año pasado, no superando el 3% en el conjunto de turismos y furgonetas

En opinión de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos, los comerciales ligeros continuarán mostrando un comportamiento más débil también en 2019, por lo que podrían situarse unas décimas por debajo de los turismos. Ancove considera que el menor crecimiento se explica, por un lado, en un descenso de la demanda por el debilitamiento económico, lo que justifica la menor compra de furgonetas, y por una reducción en las matriculaciones tácticas de kilómetro cero, dado que los concesionarios no pueden seguir asumiendo tal volumen de compras.

Pero el mayor de los problemas reside, según la entidad, “en los mensajes lanzados por el Gobierno y otras administraciones locales y autonómicas contra los coches de combustión, en especial el diésel”.

“El mercado de ocasión está sustentado por coches diésel, pues en estos momentos hay escasez de unidades de gasolina y de otras propulsiones alternativas, salvo en el caso de los vehículos de menos de doce meses. Del total de las ventas de turismos de segunda mano del pasado año, casi el 65% eran motorizaciones diésel”, declara Elías Iglesias, presidente de Ancove, para quien “los mensajes del Gobierno contra este combustible han sembrado el desconcierto entre los comprados de vehículos de ocasión, rompiendo de forma abrupta el status quo del mercado de VO”.

Por este motivo, desde Ancove solicitan al Gobierno que “la transición hacia propulsiones más limpias se haga de forma ordenada, dando salida a las unidades diésel que todavía son mayoritarias en las carreteras españolas. Las administraciones tienen la obligación de poner las bases para un futuro sostenible, pero también velar por el presente evitando rupturas bruscas de los mercados”.