Volvo es la marca más valorada por sus concesionarios, según el informe “V_CON” elaborado por la consultora MSI para Faconauto, presentado en el transcurso de el XXX Congreso&Expo de la patronal, y que analiza el grado de satisfacción de los distribuidores con las marcas que representan en los aspectos más importantes del negocio.

El estudio, que ha recogido los datos de concesionarios de 19 fabricantes representando el 80% del mercado nacional, sitúa a Volvo con la puntuación más alta (9), seguida de Seat (8,7) y de Mercedes-Benz (8,4). Por el contrario, las enseñas que sacaron peor puntuación fueron Opel (2,6), Peugeot (2,4) y Citroën (2,0).

La mayor preocupación para los concesionarios es la caída en la rentabilidad de sus negocios. El 67% situó su rentabilidad media por debajo del 1% sobre facturación, frente al 41% de la encuesta del año anterior, mientras que el 26% de las concesiones asegura tener una rentabilidad negativa, estadística que en el ejercicio anterior fue del 19%. Sólo el 13% sitúa su rentabilidad por encima del 2%, cifra que el sector considera razonable para el nivel de inversiones y el riesgo empresarial que asumen. Volvo, Seat y Mercedes-Benz son las redes más satisfechas en este apartado, mientras que las de Peugeot, Opel y Citroën fueron los concesionarios que peor valoraron a sus marcas en este aspecto.

Además de por su rentabilidad, el otro tema que más preocupa a los concesionarios es la falta de un marco legal que equilibre las relaciones contractuales entre concesionarios. En concreto, el 81% considera que esta inseguridad jurídica ha impactado negativamente en sus resultados de 2020 y, dentro de esa inseguridad, el 71% asegura que las ventas directas llevadas cabo por las marcas impidieron tener mejores cifras el pasado ejercicio.

En general, el estudio de MSI muestra un ligero repunte de la confianza en los concesionarios, con 5,4 de cada 10 que consideran que la marca va a mantener su negocio en los próximos cinco años, medio punto más que en la encuesta del año pasado. Además, la apreciación de los concesionarios respecto al retorno de la inversión también aumentó, aunque con cifras muy pobres, con sólo el 41% satisfechos. En este sentido, solo el 37% de las concesiones afirma que el valor de su negocio ha mejorado o mejorará en el último año. Los concesionarios de Volvo, Seat y Mercedes-Benz fueron los que mejor valoraron el retorno de la inversión que realizan, frente a Peugeot, Opel y Citroën, que ocupan las últimas posiciones.

La política comercial de las marcas también ha ocupado buena parte de la encuesta, que ha analizado los departamentos de vehículo nuevo, usado y posventa. En todos ellos, los concesionarios han valorado por debajo del 4 sobre 10 a sus marcas y han mostrado una opinión muy negativa particularmente respecto a los objetivos, con una puntuación por debajo del 3. Las redes que mejor han puntuado este apartado fueron Volvo, Seat y Mercedes-Benz, frente a Fiat, Peugeot y Citroën, que fueron las peor calificadas.

En cuanto a los estándares que los fabricantes ponen a sus concesiones, solo el 53% de los preguntados afirmó que estos estándares les ayudan a tener una ventaja sobre sus competidores. Seat, Volvo y Mazda fueron las redes que más utilidad vieron en estos estándares para sus negocios.

Y respecto a la digitalización de procesos, el 54% aseguró que la inversión en digitalización por parte de las marcas es insuficiente, mientras que la cantidad, la calidad y la gestión de los leads (contactos de clientes generados a través de procesos digitales) son considerados positivamente de nuevo sólo por 4 de cada 10 concesionarios. En digitalización, las marcas más valoradas por sus redes fueron Volvo, Seat y Kia y, en sentido contrario, lo fueron Opel, Peugeot y Citroën.

Finalmente, el informe analiza la orientación de sus fabricantes hacia las nuevas soluciones de movilidad. En este apartado, las marcas con mejor puntuación han sido Volvo, Seat y Kia, mientras que Suzuki, Nissan y Fiat registraron la peor valoración por sus concesionarios.