Las transferencias de vehículos usados cayeron un 9,6% en mayo, alcanzando un total de 175.973, de forma que el mercado encadena dos meses de retrocesos, después de un mes de abril también en negativo, según datos de la consultora MSI para Faconauto. En el acumulado del año, se contabilizan 837.379 transferencias, lo que ya supone un ligero retroceso del 0,6% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Faconauto achaca esta tendencia a la falta de stock, que afectaba especialmente a los coches de 6 a 10 años pero que ahora también ha empezado a observarse en el tramo de 0 a 5 años, debido al mal comportamiento que está teniendo el mercado de nuevos desde hace nueve meses.

Todos los tramos de edad vieron caer su número de transferencias en mayo. Así, el de 0 a 3 años lo hacía un 29%, el de 3 a 5 un 8,1%, y el de 6 a 10 un 6,6%. El que menos cae es que le protagonizan los coches de más de 10 años, que lo hizo un 2,4% y que sigue acaparando un 57% de las ventas de usados.

Por canales de origen de las transferencias, los que se vieron más afectados por las caídas en mayo fueron el del renting, que disminuyó un 72,1%, y el de los compra-venta, que lo hacía un 27,6%. Por su parte, el canal de los concesionarios retrocedía el mes pasado un 27,4%, pese a lo cual todavía protagonizó el 18% de todas las transferencias.

El combustible más demandado por los compradores de vehículos usados volvió a ser el diésel, con el 63,4% de las ventas, pese a que cayó un 11,2%. La gasolina supuso, sin embargo, sólo el 35% de todas las operaciones, cayendo también ligeramente (-1%).

Según el director de Comunicación de Faconauto, Raúl Morales, “el mercado de vehículos usados y el de nuevos no están aislados y lo que ocurre en uno impacta en el otro. En este caso, la caída en las matriculaciones que arrastramos desde hace nueve meses está dejando de generar un stock de vehículos que antes entraban en el circuito de usados y que ahora no entran. Al final, lo importante sería que en ambos casos hubiera crecimientos, lo que sería muestra de un mercado de la automoción robusto, lo cual no está sucediendo. Otra repercusión de esta tendencia es que se está dificultando aún más la necesaria renovación del parque”.

Por comunidades autónomas, sólo Castilla-La Mancha (+7,4%), La Rioja (+3,1%), Ceuta y Cantabria (+1,8%) y Cataluña (+0,5%) ven crecer las transferencias de usados. Por el contrario, la mayor caída se da en la Comunidad de Madrid (-33,4%), en Melilla (-15,4%), Extremadura (-10,8%), Murcia y Castilla y León (-7,8%), Galicia (-7,6%) y Andalucía (-7%). Caídas menores se produjeron en Canarias (-4,4%), Asturias y Aragón (-4,3%), País Vasco (-3,4%), Comunidad Valenciana (-3,3%), Islas Baleares (-2,4%) y Navarra (-2,3%).