Las empresas de la industria manufacturera son las que cuentan con mayor liquidez para hacer frente a una brusca interrupción de ingresos de forma prolongada debido a la crisis del Covid-19. Este dato se desprende del estudio realizado por Iberinform, la filial de Crédito y Caución, que ha analizado el ratio medio de liquidez de una muestra de 183.000 empresas españolas, en base a sus cuentas anuales de los tres últimos ejercicios depositados en el Registro Mercantil.

“Este estudio nos da el punto de partida con el que el tejido productivo de los distintos sectores, territorios y dimensiones empresariales ha tenido que afrontar el parón de actividad. En 2020 esperamos un deterioro de este ratio en todos los segmentos, cuya intensidad dependerá de su acceso a fuentes de liquidez y de la velocidad de la desescalada en cada territorio y segmento de actividad”, explica Ignacio Jiménez, director general de Iberinform.

El ratio de liquidez relaciona los bienes y derechos de las empresas capaces de generar liquidez en el corto plazo (activo corriente) con la que hacer frente a todas sus deudas a corto (pasivo corriente). Cuanto mayor sea este ratio, mayor seguridad de cobro tienen los acreedores. De acuerdo con el estudio de Iberinform, casi un 30% del tejido productivo ya entró en este parón productivo con un ratio de liquidez inferior a 1, lo que implica que sus deudas a corto plazo superaban los bienes y derechos disponibles para hacerles frente. “Ellos son los eslabones más débiles de la cadena de valor. Su viabilidad, y la de sus proveedores, es la más comprometida en esta crisis”, añade Jiménez.

De acuerdo con el análisis de Iberinform, las empresas manufactureras (1,68) presentan el mayor ratio medio de liquidez, seguidas de las empresas de Servicios (1,50) y Construcción (1,49).

Por comunidades autónomas, la mejor situación se da en las empresas de Melilla (1,77), Canarias (1,67), Navarra (1,65) y País Vasco (1,64). Cierran el listado las empresas extremeñas (1,45), madrileñas (1,44) y andaluzas (1,39).

En función del tamaño empresarial, medido por el número de trabajadores, se observa cómo la liquidez mejora según aumenta la plantilla. El ratio medio de liquidez más elevado lo tienen las empresas que emplean más de 25 trabajadores (1,68), mientras que el más modesto aquellas que tienen entre dos y cinco trabajadores (1,34).