A pesar del crecimiento de las matriculaciones de eléctricos -un 63% en septiembre y un 111% en lo que va de año-, apenas representan el 0,9% de las matriculaciones totales de turismos, según los datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (Aedive) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam).

Las matriculaciones de híbridos enchufables registraron un total de 4.987 unidades matriculadas en el acumulado de 2019, lo que supone un 26% más. En septiembre, se matricularon 540 unidades, un 46% más, de las cuales casi tres de cada diez correspondieron al canal particular.

Teniendo en cuenta que la legislación comunitaria establece que el 95% de todos los vehículos que matricule cada fabricante en Europa en 2020 deberá emitir de media 95 gramos de CO2 por kilómetro en vez de los 130 gramos de CO2 actuales, un fabricante que en 2020 matricule 100.000 vehículos y supere tan s´plo 1 gramo de CO2 esa media, tendrá que hacer frente a una multa de 9.025.000 euros, multiplicando esa suma por cada gramo adicional. Esto significa, según ambas asociaciones, que tendrán que impulsar la matriculación de eléctricos para poder compensar las emisiones, dado que estos vehículos suman 0g/CO2.

En un análisis por canales, es la empresa la que mayor esfuerzo está llevando a cabo para introducir estos modelos en el parque. El 59% de los turismos eléctricos matriculados hasta septiembre se destinaron a flotas, con 4.428 unidades, lo que supone un incremento del 94% si se compara con las unidades matriculadas hasta septiembre del pasado año.

Por eso, ambas asociaciones abogan por medidas de corte fiscal que ayuden a las empresas a seguir electrificando la flota, tales como que la deducción en el rendimiento en especie para vehículos corporativos eléctricos puros sea de al menos el 50%, o que aquellos modelos cuyo precio antes de IVA supere el techo establecido para las ayudas puedan computar con el máximo coste establecido.

Por su parte, el canal particular registra un incremento acumulado del 145%, con 2.587 unidades, aunque las matriculaciones de turismos eléctricos en septiembre sumaron tan sólo 268 unidades (+66,5%). En este sentido, el elevado precio de adquisición hace que, de momento, no sea una opción de movilidad apta para todos los bolsillos, lo que frena su popularización.

El canal de renting es el más desfavorecido en septiembre en términos de volumen, con tan sólo 26 turismos eléctricos matriculados (+550%), si bien en lo que va de año acumulan un crecimiento del 129%, con 455 unidades.

Por otro lado, los datos de Aedive y Ganvam muestran cómo las iniciativas privadas de sharing, principalmente, en grandes ciudades como Madrid y Barcelona, están contribuyendo a popularizar los vehículos matriculados de dos ruedas eléctricos. Así, las matriculaciones de ciclos aumentaron un 57% hasta septiembre, con un 4.364 unidades, mientras las de motos crecieron un 29%, superando las 3.470 unidades en lo que va de año.

Otra de las conclusiones es la subida de las matriculaciones de furgonetas eléctricas. Sólo en septiembre se matricularon 133 unidades (+32%), poniendo de manifiesto, según ambas entidades, que actividades como el reparto de mercancías en entornos urbanos comienzan a ser conscientes de las ventajas de la electromovilidad, ya que al bajo coste por kilómetro se unen las facilidades de circulación por la almendra central, en contraste con las dificultades planteadas a sus homólogas de combustión tradicional.