Las ventas de vehículos de ocasión aumentaron un 18,1% durante el primer semestre de 2017, hasta alcanzar 1.057.232 unidades, lo que situó la relación de ventas VO/VN en valores de 1,6 a 1, frente a los 1,4 a 1 de un año antes, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para Ganvam. Las previsiones apuntan a que cerrarán el año rozando la cifra histórica de los dos millones de coches vendidos, lo que supone un incremento del 5%.

Las cifras de Ganvam muestran un mercado polarizado entre los vehículos de más de diez años, que crecieron más de un 20%, y los de menos de tres que, con un aumento del 38%, representan ya una quinta parte, lo que supone tres puntos porcentuales más que el mismo semestre del año pasado.

La explicación hay que buscarla en dos factores concretos, según la asociación, que son los que permiten el aumento de la oferta de estos modelos tan demandados. Por un lado, la buena temporada turística, que está propiciando que las alquiladoras renueven flota, y, por otro, la “resaca de la fiesta de cumpleaños” celebrada hace cuestión de diez años cuando las matriculaciones alcanzaban cifras récord.

En este escenario de extremos, se viene observando cómo la balanza se inclina cada vez más hacia el lado del profesional. De esta forma, las ventas de concesionarios y compraventas crecieron más de un 30% en lo que va de año, gracias al tirón de seminuevos y mileuristas que aumentaron sus operaciones un 40% y un 45%, respectivamente. Así, aunque los particulares siguen acaparando el 57% del mercado, ya han cedido casi un 4% al canal profesional donde el mensaje de compra con garantías va ganando cada vez más adeptos.

Pero el informe de Ganvam también pone de manifiesto que el profesional no sólo gana terreno como vendedor sino también como comprador. Así, las empresas dispararon sus compras de VO en un 60% hasta junio, reforzando la posición del mercado de segunda mano como vía para renovar las flotas a precios más asequibles.