La mejora de la economía consolida la recuperación de los talleres en España que sólo en volumen de reparaciones crecieron un 2% en el primer semestre. Y Cataluña no es una excepción, en tanto sus talleres aumentarán sus ingresos este año un 4% hasta los 1.862 millones de euros, según previsiones dadas a conocer por Solera en el informe “La iPosventa en Cataluña” a partir de los datos recabados hasta octubre, si bien hay que esperar a la evolución de los dos últimos meses del año para confirmar que la tendencia se mantiene.

Esta mejora de la facturación de los negocios de reparación catalanes se produce a pesar del paulatino envejecimiento del parque automovilístico en la comunidad, ya que seis de cada diez coches que circulan por sus carreteras se matricularon hace más de una década, los que menos rentabilidad aportan al taller.

Sin embargo, están siendo los “inesperados animadores” del taller en 2017, según Solera, ya que son los que más aumentan los kilómetros recorridos. Esto se debe a la mejora de la actividad económica y del empleo, que moviliza a más conductores, lo que equivale a mayores posibilidades de tener un siniestro, más necesidades de mantenimiento, etc.

En un análisis por provincias, los talleres de Lleida serán los que más vean aumentar sus ingresos este año, hasta un 8,9% para un total de 122,6 millones de euros. Girona y Tarragona también crecerán por encima del 5%, hasta los 156,3 y 155,5 millones, respectivamente.

En cambio, en Barcelona el crecimiento será más leve, del 3%, aunque se mantiene como la provincia que mayor facturación aglutina de toda la comunidad, más de 1.400 millones de euros, o lo que es lo mismo, tres de cada cuatro euros que factura el sector en Cataluña. Esto se debe principalmente a que concentra casi tres cuartas partes de todos los coches allí.