Durante 2020, el sector de la automoción se vio fuertemente golpeado por la crisis del Covid-19, con la paralización de las fábricas durante varios meses. Aún a pesar de esto, ANFAC destaca que la actividad comercial de vehículos logró incrementar su aportación a la balanza comercial en un 21,9%, acumulando un saldo positivo de 17.166 millones de euros durante el año pasado y colocándose como el segundo sector, después de alimentación, con mayor aportación a la economía española.

Aunque tanto el valor del acumulado anual de la exportación como de la importación de vehículos se vieron reducidos sustancialmente respecto a 2019, la caída del valor obtenido por la exportación de vehículos es mucho menos pronunciada que la resultante de la actividad comercial de la importación de automóviles. Mientras que la exportación obtuvo 31.516 millones de euros, un 12,3% menos que el año anterior, la importación se redujo un 34,4% hasta los 14.351 millones. Esto ha permitido que la diferencia entre ambas actividades suponga un resultado positivo para la economía española con ese crecimiento del saldo del 21,9% en 2020.

Por su parte, el sector de la automoción en su conjunto generó durante 2020 un saldo positivo total a la balanza comercial de 11.490 millones de euros, que supone un crecimiento del 45,8% respecto al mismo periodo del año anterior. Tanto la actividad comercial de vehículos como de componentes se vio afectado por la crisis del Covid-19, con importantes descensos en los valores acumulados. Esto ha provocado que la exportación en conjunto se redujera un 14,4%, hasta los 40.904 millones, pero en menor medida que el saldo acumulado por la importación de vehículos y componentes en global, que descendió un 26,3%, con 29.414 millones acumulados en 2020.

Durante 2020, el mercado europeo siguió siendo clave para la exportación de vehículos españoles, con el 92,8% de los vehículos enviados fuera de nuestras fronteras. A excepción de Estados Unidos, nueve de los diez principales destinos de exportación corresponden a países de la Unión Europea. Francia tomó la primera posición del Top-3, con 6.941 millones de euros, en relevo de Alemania (6.687) y seguido de Reino Unido (3.935), acumulando, entre las tres regiones, el 54% de las exportaciones de los vehículos españoles. Cabe mencionar las fuertes caídas registradas en las exportaciones de los destinos del Top-10, donde destacan Bélgica (-31,7%), Portugal (-27,8%) y Reino Unido (-26,3%). Solo Francia y Turquía aumentan su valor respecto al año anterior, con un crecimiento del 0,2% y 133,7%, respectivamente.

En cuanto a las importaciones de vehículos durante el último año, destaca el fuerte retroceso que sufrieron todos los países que conforman el Top-10 de destino origen. Alemania volvió a encabezar el ranking, con 3.594 millones de euros, pero con una caída del 40% respecto al año anterior. El Top-3 lo cierra Francia (1.764) y Japón (1.038), que también reducen sus importaciones a nuestro país en 45,6% y 40,2%, respectivamente. Además de Japón, que asciende a la tercera posición, solo Turquía y República de Corea se sitúan en el Top-10 de importadores desde fuera de Europa.

A pesar de la caída de los principales mercados y destinos de exportación situados en Europa debido a los cierres por la pandemia del Covid-19, el segundo semestre de 2020 permitió recuperar el ritmo de exportación del sector de automoción, pero siempre inferior al registrado en el año anterior. Este comportamientomantuvo al sector de la automoción como el tercer mayor exportador a nivel nacional en 2020, con 40.904 millones de euros y solo por detrás de alimentación (51.304) y bienes de equipo (46.342).