Las operaciones con vehículos de segunda mano continúan ralentizando su crecimiento y suben apenas un 1,2% hasta noviembre en comparación con el mismo periodo del año anterior, aunque superan ya los dos millones de unidades (2.022.947 unidades). Esto supone que por cada nuevo se comercializan 1,7 usados, según datos de Ganvam.

Los datos de la patronal de la distribución muestran que son los modelos de entre tres y cinco años, procedentes en su mayoría de flotas de renting, los que más crecen hasta noviembre. De esta forma, duplican el ritmo de crecimiento de los más antiguos, con una subida del 15,7% en lo que llevamos de año y un total de 177.869 unidades.

En el otro extremo, se sitúan los usados de más de 15 años, que crecen un 7,3% hasta noviembre, registrando un volumen total de 632.449 unidades y concentrando un 31% de las operaciones. Para Ganvam, “las cifras ponen de manifiesto que existe la necesidad de poner en marcha planes de incentivo al achatarramiento que retiren de la circulación los vehículos más antiguos para evitar que vuelvan a entrar en el circuito de segunda mano, haciendo un flaco favor al envejecimiento del parque, a la seguridad vial y a la calidad del aire”.

Según la directora general de Ganvam, Ana Sánchez, “estos planes deben contemplar incentivos al cambio de coche tanto de nuevos como usados de hasta cinco años que, cumpliendo con toda la normativa anticontaminación, están actuando como palanca para renovar el parque. No hay más que ver las cifras”.

Por tipo de combustible, los datos de la asociación muestran que mientras el mercado de nuevos ha dado un vuelco, el de usados continúa “dieselizado”. Así, aunque las ventas de usados diésel siguen la tendencia a la baja de los meses anteriores, cayendo casi un 2% hasta noviembre, representan más de seis de cada diez operaciones. Los de gasolina, por su parte, registraron una subida del 5,7% hasta noviembre, con más de 738.000 unidades vendidas, un 36% del mercado.

Los eléctricos, aunque apenas suponen el 0,1%, van haciendo su aparición en el mercado de usados como consecuencia, principalmente, de la renovación de las flotas de carsharing. Así, registraron hasta noviembre un total de 2.411 operaciones, lo que supone un aumento del 95%.

En un análisis por comunidades autónomas, Castilla-La Mancha es donde más crecieron las ventas de usados hasta noviembre, con una subida del 6,9%, seguida de Comunidad Valenciana, Extremadura y Murcia, que se acercaron al 4%. Tras ellas, se situaron Cantabria (3,1%), La Rioja (2,2%), Navarra (2%), Andalucía (1,7%) y Castilla y León (1,3%). Con crecimientos por debajo del 1% se situaron Galicia (0,9%), Cataluña (0,7%), País Vasco (0,5%) y Asturias (+0,1%), mientras que la Comunidad de Madrid (-1,9%), Baleares (-1,4%), Canarias (-1,2%) y Aragón (-0,1%) marcaron signo negativo.