Las matriculaciones de vehículos eléctricos puros de todo tipo (turismos, dos ruedas, comerciales e industriales) registraron un total de 1.648 unidades durante el pasado mes de febrero, lo que supone un 47,6% menos, según datos de Aedive y Ganvam. En lo que va de año, la movilidad eléctrica acumula un retroceso del 55,3%, hasta situarse en las 2.677 unidades.

En un análisis por tipo de vehículos, las matriculaciones de turismos eléctricos puros cerraron febrero con una caída del 41,6% (928 unidades), suponiendo el 1,5% del total de las ventas de turismos nuevos, un mercado que se desplomó un 38,4% durante el pasado mes, hasta situarse en las 58.279 unidades matriculadas.

Respecto a los modelos más vendidos, el Tesla Model 3 se situó como el coche eléctrico más popular entre los españoles, con 162 unidades vendidas. En la segunda posición se colocó el Peugeot E-208, con 93 unidades, y cerró el podio el Kia E-Niro, tras matricular 81 unidades. En contraste, los híbridos enchufables fueron en aumento en febrero, con un incremento del 78% (2.155 unidades).

En el mercado de dos ruedas, los ciclomotores cayeron en febrero un 77% (196 unidades), mientras que las motocicletas descendieron un 39% (321 unidades), representando casi el 20% del total de matriculaciones de vehículos eléctricos. Destaca el aumento registrado por las furgonetas eléctricas que, con una subida del 26,5% (172 unidades), cobran protagonismo en el reparto de última milla.

matriculaciones electricos puros

Los objetivos impuestos por la Administración, que fijan el parque de vehículos eléctricos en cinco millones para 2030, obligan a acelerar el ritmo de matriculación hasta alcanzar las 100.000 unidades en 2021, frente a las 35.045 de 2020, lo que supondría un 185% más.

Para conseguirlo, tanto Aedive como Ganvam abogan por una tercera edición del plan Moves “que homogeneice al máximo los criterios en todas las comunidades autónomas para hacerlo más gestionable y que establezca sanciones por incumplimiento en fechas, para que los gobiernos regionales que hayan aceptado previamente el presupuesto que les corresponde del plan, publiquen la convocatoria en su boletín regional en el plazo estipulado por el Idae”.

Además, ambas entidades destacan la importancia de acometer medidas fiscales para reducir la brecha de precio que actualmente existe entre los modelos eléctricos y los de combustión “para hacerlos atractivos en precio hoy, no mañana”. En este sentido, hacen hincapié en la reciente decisión del Consejo de la UE por la que se autoriza a los Países Bajos a aplicar un tipo impositivo reducido a la electricidad suministrada a estaciones de recarga para vehículos eléctricos con una conexión directa a la red eléctrica, incluidas las estaciones de recarga de uso público y algunas estaciones de recarga de uso privado o profesional durante el periodo comprendido entre el 1 de enero de 2021 y el 1 de enero de 2025.

Entre las consideraciones de esta decisión, se señala que hará más atractivo el uso de vehículos eléctricos y dará lugar a una mejora de la calidad del aire, por lo que ambas asociaciones entienden que existe causa para defender en España un tipo impositivo más bajo para los vehículos eléctricos, argumentando las mismas consideraciones que el Consejo de la UE ha expuesto para tomar la decisión de esta Ejecución en los Países Bajos. En paralelo, insisten en la necesidad de impulsar la red de puntos de recarga, con el fin de ser capaces de atender las necesidades de carga normal, rápida y ultrarrápida de los vehículos eléctricos, eliminando las barreras administrativas que retrasan su despliegue.

Nuevos peajes y cargos de la electricidad

Por otro lado, Aedive y Ganvam consideran positivo el desarrollo de los peajes y cargos del sistema eléctrico de la electricidad, que se aplicarán previsiblemente a partir de junio de 2021, y que implican ventajas importantes en ahorros para los ciudadanos y empresas, tanto para la recarga vinculada en los hogares como para la recarga rápida y de alta potencia de acceso público.

En cuanto a los peajes, para los particulares, el nuevo sistema convierte en periodo valle ocho horas nocturnas (de 0 a 8h) y todas las horas de fines de semana y festivos nacionales, lo que supone que la mitad de las horas del año serán valle. Además, se permitirá contratar más potencia en valle a un coste casi nulo (~1,4 €/kW y año), lo que resulta especialmente beneficioso para los usuarios de vehículo eléctrico que carguen en su casa o en cualquier otro sitio en horario nocturno, en especial con la llegada de vehículos eléctricos con mayores capacidades de batería.

Para la recarga pública, los nuevos peajes serán también beneficiosos al crearse una tarifa especial para recarga rápida pública con un término fijo muy reducido que abarata los costes de operación. Respecto a los cargos, la propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico establece un coste cero en el término de potencia y solo aplica cargos sobre la energía.