Las matriculaciones de vehículos electrificados, híbridos y de gas (turismos, cuadriciclos, vehículos comerciales e industriales y autobuses) aumentaron sus ventas en abril en un 104,7% con respecto al mismo mes del 2019, hasta las 25.443 unidades, de las que 23.097 matriculaciones fueron de turismos, según datos de ANFAC.

En el acumulado del año, las ventas de estos vehículos subieron un 74,3%, hasta las 83.087 unidades. En el caso concreto de los turismos, crecieron un 77,2% entre enero y abril, y superan en volumen (78.090 unidades) a las ventas de turismos diésel (58.859 unidades).

El aumento de las matriculaciones en el cuarto mes del año sitúa la cuota total de este tipo de vehículos en un 26,37% del mercado global en España. Los vehículos electrificados suponen el 4,87% del total del mercado en el primer cuatrimestre, siendo los vehículos eléctricos y los híbridos enchufables el 1,77% y el 3,1%, respectivamente, de las matriculaciones registradas. Por su parte, los híbridos convencionales mantienen un ritmo positivo durante el inicio del año, con una cuota de ventas del 18,45% hasta el cuarto mes.

En comparación con el mes de abril de hace dos años, a excepción de los vehículos de gas, el resto de los vehículos alternativos logran aumentar sus ventas. Son los híbridos enchufables los que registran el mayor aumento (361,6%) en el cuarto mes con 3.076 unidades, seguido por los notables crecimientos de eléctricos puros (129,6%), con 1.812 unidades, y de híbridos convencionales, que alcanzan las 18.869 matriculaciones, con un aumento del 138,9%.

Según declara José López-Tafall, director general de ANFAC, “las matriculaciones de vehículos eléctricos de batería e híbridos enchufables ya están registrando, en abril, el impulso del plan de ayudas Moves III, que entró en vigor el pasado día 9 de abril. Las hibridaciones, especialmente los enchufables, se están consolidando como una gran herramienta para acercar al ciudadano a la movilidad electrificada, sobre todo teniendo en cuenta la escasez de puntos de recarga y la imposibilidad para muchas familias de mantener dos vehículos, uno para uso urbano y otro para largo recorrido. La evolución es positiva, pese a la crisis, y sin duda seguirá mejorando, gracias también a la consolidación de herramientas como el actual sistema de etiquetado de la DGT, que ha permitido una clasificación cada vez más conocida del parque de vehículos y aportar coherencia a políticas de ámbito estatal, autonómico y local”.