El especialista en recambios y accesorios para automoción AD Cantabria, distribuidor de PPG en dicha comunidad, ha trasladado su sede central a unas modernas instalaciones en la localidad de Igollo de Camargo.

 

 

Fiel a su política de expansión constante, estas nuevas dependencias, dotadas de mayor espacio de almacén y las instalaciones necesarias para el correcto almacenamiento y elaboración de la pintura, permiten a la compañía continuar garantizando el mejor servicio a los talleres de chapa y pintura cántabros.

 

La nueva sede de AD Cantabria viene a reforzar y coordinar el servicio prestado por la compañía desde sus delegaciones de Santander, Torrelavega, Colindres y Castro Urdiales. Para ello, las instalaciones disponen de una superficie de 5.400 m2 (1.788 m2 en cada una de sus tres plantas).

 

En ellas tienen cabida su moderno almacén, un área de administración, servicio de atención telefónica y un despacho de producto que son atendidos por un equipo de 15 profesionales. Asimismo, cuenta con aulas de formación preparadas para la realización tanto de cursos teóricos como prácticos en los propios vehículos.

 

En el capítulo de pintura, la nueva sede alberga instalaciones exclusivas para el almacenamiento y la elaboración de producto que cumplen con todas las garantías y exigencias medioambientales”, apunta Carmelo Lahera, director general de AD Cantabria.

 

La colaboración de AD Cantabria con PPG se remonta a más de 20 años atrás. “Los talleres de Cantabria perciben a PPG como una referencia en el sector del repintado de vehículos. Una marca puntera que siempre ha estado al lado del profesional”, recalca el dirigente.

 

Lahera insiste que, como distribuidores, “nos sentimos respaldados por el equipo de PPG, con el que mantenemos una relación muy cercana que nos ayuda a ofrecer las soluciones más rentables y de mayor calidad al taller”.