Citroën vuelve a demostrar su creatividad en la industria del automóvil con Airbump,  una protección adicional para la carrocería del nuevo C4 Cactus, donde diseño, tecnología y utilidad se unen.

Forma, función, diseño y estilo se conjugan de un modo perfecto en los Airbump, fabricados en poliuretano termoplástico y tras cuya sencillez se esconde la más avanzada tecnología, puesta al servicio del conductor.

Es también un eje esencial dentro del lenguaje de diseño, con superficies puras y novedosas, que envuelve todos los detalles del nuevo Citroën C4 Cactus. Un estilo sin estridencias ni agresividad, pero con fortaleza sobrada para acentuar las líneas del coche y hacerlo destacar como un elemento de protección único en el tráfico diario.

El diseño depurado del nuevo Citroën C4 Cactus es el vehículo ideal para aplicar por primera vez de serie una novedad mundial como los Airbump. Esta inteligente y fácil solución para proteger las puertas del coche está realizada en poliuretano termoplástico (TPU), material que posee notables ventajas como su suavidad al tacto y aspecto exterior agradable.

Cada uno de los Airbump lleva burbujas de aire que funcionan de forma similar a las defensas cilíndricas que usan los yates cuando se acercan al puerto para no golpear el pantalán y dañar la embarcación.

Cuentan, asimismo, otra pieza plástica interior que va anclada a la chapa de las puertas. La unión entre ambas se hace solo con métodos mecánicos, sin utilizar ni adhesivos ni calor, en un procedimiento distintivo propio.

En palabras de Matteo Missiroli, responsable de Desarrollo de Piezas y Equipamientos del Departamento de Carrocería y Habitáculo de PSA Peugeot Citroën, esta novedad "permite que se ofrezca una gran protección y además no afecte a, por ejemplo, la sonoridad del coche al circular por carretera".