La 5ª Convención Aser contó con un invitado de excepción. El ciclista Alberto Contador. Contador narró cómo decidió ser ciclista, desde sus inicios (“mi familia no tenía mucho dinero y cada vez que pinchaba no sabía ni cómo pedirles las 375 pesetas que costaba una cubierta”) hasta ahora. “Ahora ves todas las bicis que he utilizado, gafas, cascos... Si a este chaval de 16 años que se gastaba la paga en lotería y que cada vez que pinchaba no sabía ni cómo pedirles las 375 pesetas que costaba una cubierta se lo cuentas... Ves que los sueños se cumplen y lo más importante es luchar por ellos”, comentó.

El mensaje de superación y su aplicación a otros ámbitos de la vida salió a relucir varias veces a lo largo de su intervención. “Hay que salir siempre a ganar; sin contemplar la derrota”, “los líderes se crecen ante la adversidad, es para ellos una motivación extra”, “hay que saber gestionar también cuando no consigues la victoria”, “querer es poder, es un lema que uso siempre”...

El bicampeón del Tour de Francia y tricampeón de La Vuelta también describió otros aspectos del ciclismo aplicables a la empresa. “En el deporte de alto nivel o en las empresas con alto nivel de exigencia, tienes que saber desconectar. Es fundamental”, comentó, aludiendo también a la importancia del componente humano. “Es importante hacer equipo, interesarse por la vida personal del grupo. Porque el rendimiento no es el mismo cuando trabajan para un amigo que sólo por el sueldo que reciben a final de mes”.

El ya exciclista no esquivó algunos momentos que le marcaron su carrera, como cuando sufrió un ictus mientras competía en bicicleta en la etapa inaugural de la Vuelta a Asturias de 2004. “Me cambió la vida. Siempre he valorado mucho las cosas. Pero algo así hace que le des una vuelta de tuerca. Sin haber vivido ese episodio, sin saber qué iba a ser de mí, no habría conseguido las cosas que conseguí. Y te ayuda a relativizar cualquier problema”. O el peor día de su carrera: “el día que tuve que abandonar el tour de Francia por una caída a 80 km/h, en la que me partí la meseta tibial. Llevaba tiempo sin ganar el Tour y pensaba que ese no se me iba a escapar. Pero también ves la suerte que has tenido de sufrir sólo esa rotura”.

Además, Alberto Contador se refirió a su Fundación, en la que trabaja formando a futuros ciclistas. “El ciclismo reúne muchas cualidades y valores importantes, para el deporte y la vida. En la Fundación tenemos presente que formamos personas antes que ciclistas. Cuidarles su educación, no sólo las cualidades físicas, sino las psicológicas y su expediente académico. Porque sólo el 10 o el 15% de ellos serán ciclistas profesionales”.