En ocasiones, como nos recuerda Aurgi, no le damos la suficiente importancia a un adecuado estado de los filtros. Retrasar su sustitución y no hacerlo según los intervalos marcados por el fabricante aumenta el consumo de combustible, incrementa la emisión de contaminantes, reduce el nivel confort y acorta la vida del motor. Por ello, Aurgi recomienda que se sigan las pautas de mantenimiento definidas por el fabricante para cada vehículo. 

Por el contrario, cambiar los filtros cuando corresponde según su libro de mantenimiento y/o los kilómetros realizados, aporta muchos beneficios a su vehículo: mayor pureza de los líquidos y lubricantes del motor, lo que redunda en una mayor vida útil, estabilidad y estanqueidad en los espacios donde su ubican los filtros, mayor resistencia a la rotura y a la humedad, protege los componentes y garantiza un excelente funcionamiento del motor y el sistema de inyección y genera ahorro de combustible y confort. 

La principal función de los filtros es proteger el vehículo de posibles impurezas presentes en los aceites lubricantes, en los combustibles y en el aire. Las impurezas de los aceites se forman por los residuos de la combustión y la abrasión derivada de la fricción de las partes mecánicas del motor, las impurezas de los combustibles provienen de los sedimentos que se generan en los depósitos o su contenido acuoso, y las impurezas del aire son debidas a la polución medioambiental y el polen. 

Les aconsejamos la lectura completa del artículo publicado en la web de Aurgi que aquí les adjuntamos