“Schaeffler presentó el concepto Bio-Hybrid como una visión para el transporte privado en áreas urbanas en el año 2016, una visión que ahora se convierte en realidad”, explica Peter Gutzmer, director ejecutivo adjunto y director de Tecnología de Schaeffler. “A finales de 2017, establecimos Schaeffler Bio-Hybrid como una compañía independiente. Esta subsidiaria propiedad de Schaeffler puede operar con la flexibilidad de una startup y tiene la misión de desarrollar el Bio-Hybrid a nivel de producción. El estreno mundial de los dos prototipos cercanos a producción en el CES marca el siguiente paso en el camino hacia el lanzamiento al mercado, que está planificado para 2020".

"Uno de los retos actuales es evitar el estancamiento total que amenaza a las grandes ciudades, así como hacerlas más accesibles para el peatón", aclara, por su parte, Gerald Vollnhals, gerente de Proyectos en Schaeffler Bio-Hybrid. “Esto sólo puede lograrse mediante el tráfico libre de conflictos que sólo pueden proporcionar nuevos conceptos de vehículos inteligentes. Un enfoque como este requiere vehículos que, en un entorno conectado y compartido, logren una gran flexibilidad al tiempo que minimizan la necesidad de espacio".

Basándose en el concepto presentado en 2016, la startup creada por Schaeffler continúa con el desarrollo del Bio-Hybrid. Las versiones presentadas en el CES se implementarán en un campo de prueba a mediados de 2019. Además del sistema de propulsión, tanto el concepto operativo como el diseño se han revisado completamente para este propósito. Para este proyecto Schaeffler ha establecido un equipo de diez miembros, cuyo tamaño se duplicará en 2019.

Las versiones Cargo y Passenger comparten una misma plataforma modular. Con cuatro ruedas, techo y parabrisas, es un vehículo que puede usarse en cualquier tipo de clima. Apenas más ancho que una bicicleta normal, puede circular por carriles bici y cero emisiones. Además, el Bio-Hybrid sólo requiere un tercio del espacio de estacionamiento de un automóvil pequeño y puede conducirse en la mayoría de los países sin licencia o registro de vehículo. Su motor eléctrico de tracción asiste al operador, como en el caso de una bicicleta eléctrica, hasta una velocidad de 25 km/h.

La versión Passenger ofrece una nueva forma de movilidad urbana personal de diseño vanguardista que puede transportar a dos personas, una detrás de la otra. Por su parte, la versión Cargo proporciona una solución variable para el transporte de mercancías con cero emisiones. El vehículo que se exhibirá en Las Vegas tiene una configuración de pick-up modular que convierte al Bio-Hybrid en un verdadero artista del cambio rápido: vehículo de refrigeración, cafetería o compartimento de almacenamiento con llave: todo es posible.