Las marcas de automóviles BMW y Mini han decidido abandonar la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam) e integrarse en la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

 

La entrada de ambas marcas en su patronal se produce con efectos a 1 de julio. Indicar, en este sentido, que no son las únicas firmas que han decidido cambiar de organización, ya que Mazda lo hizo a primeros de año.

Del mismo modo, DAF Trucks España, filial del fabricante holandés de camiones, ingresó en Anfac en febrero del año pasado. De hecho, este traspaso entre organizaciones viene de largo y se ha ido acentuado en los últimos años.

Por otro lado, en unas llamativas declaraciones, el presidente de Aniacam, Germán López Madrid, que aquí les adjutamos, ya aseguraba al hilo del abandono de la salida de Porsche y Toyota de la asociación que "ésta no desaparecerá ante la fuga de marcas de su organización a la asociación de fabricantes Anfac".

Para el dirigente, hay movimientos en la estructura asociacionista del sector detrás de los que está el vicepresidente de Anfac, Mario Armero, que está "creando un esquema ficticio de la industria automovilística española: así no se defienden los intereses de las marcas y los concesionarios".

Finalmente, les recordamos otras marchas de diferentes compañías con destino Anfac, tal es el caso de Mitsubishi Motors, Infiniti, Subaru y Ssangyong en enero de 2014, o incluso de Toyota ya en 2012.